Páginas vistas en total

lunes, 9 de marzo de 2015

Valverde nos propone hoy: fiebre. festivales y la violación del Parque Tunari, una de las reservas más lindas de Cochabamba. todo por "un festival más grande que el de Viña...

Primero fue que un día el hombre se despertó y quiso hacer un festival “más grande que el de Viña” y, como sus deseos son órdenes, en menos de una semana apareció la maqueta del coliseo, el lugar y los artistas que quisieron decirle que lo apoyaban. Curiosamente, los artistas que lo llenaron de loas y propusieron “no volver a ir a Viña” no le plantearon los problemas de los artistas, de los músicos, de los cantores, de su promoción y apoyo. ¡Bah!, a quién le importaba eso si, una vez que se tenga una concha acústica “mejor que la de Viña”, todo lo demás se va a solucionar, los contratos para los cantantes van a salir de debajo de la tierra, los derechos de autor serán respetados… Esa será la ventaja de “tener una concha acústica más grande que la de Viña del Mar”.

Pero hay un detalle ‘menor’, el lugar tiene un conflicto con el área protegida del Parque Tunari, es decir, necesita una resolución de “cambio de uso de suelo”. Si se lo interviene en cinco hectáreas, seguramente se abrirán las puertas a la deforestación para que los demás propietarios, vecinos de la zona, hagan sus urbanizaciones. Claro, tendrán derecho de hacerlo, porque qué tiene de importante un parque o un área protegida si ‘él’ quiere tener su coliseo para hacer el festival “mais grande do mundo”. ¡Ah, perdón!, eso sería en Brasil, donde doña Dilma está en problemas. Bueno, si la señora no puede, él le pide el privilegio y lo hace, que de eso se trata.

Y como todos sus caprichos se tienen que cumplir, se le ocurrió que no quiere opositores y amenazó que no va a trabajar con ellos, y no solo eso, sino que se anunció que se paralizaron algunas obras del Gobierno en municipios ‘opositores’ y Alvarito se metió en el pleito mostrándose más duro que el ‘sempiterno líder’ y, desde El Alto, envió un mensaje al país avisando que los médicos tuvieron que amarrar a “nuestro querido presidente” porque está enfermo y se quería levantar, y que lo quieren sano porque lo necesitamos por muchos años más (creo que 20).

Ahora que ya sabemos que todo lo dicho esta semana fue porque el hombre estaba con fiebre muy alta (probablemente delirando), ¿no será mejor archivar el festival para otra oportunidad, recuperar la cordura democrática y olvidarnos de tanto dislate violento?

No hay comentarios: