Páginas vistas en total

miércoles, 7 de diciembre de 2011

crónica en tres partes: presentación con texto de OPINION, testimonio de la real situación de la cárcel en Cochabamba, Monseñor Rosales y El Abra.

El representante del Defensor del Pueblo en Cochabamba, Edwin Claros, pide concretar la construcción de tres nuevas cárceles para superar el problema del hacinamiento en los recintos penitenciarios, uno en cada departamento de la red troncal La Paz, Cochabamba y Santa Cruz. La autoridad advierte además los temas urgentes que deben resolverse a largo plazo.


Dormir a retazos. vivir muriendo


“La única forma de resolver el problema de los recintos es con soluciones estructurales como la construcción de por lo menos tres penales”, dijo Claros refiriéndose al anuncio de autoridades gubernamentales de construir tres nuevas cárceles en los departamentos del eje troncal: Cochabamba, La Paz y Santa Cruz.

Actualmente la población carcelaria en los 6 recintos penitenciarios mantienen el estado de emergencia en rechazo a las condiciones precarias en que viven. “Si no resolvemos el tema de infraestructura, las condiciones de vida y el cumplimiento de condena continuarán siendo precarias e inhumanas”, explicó Claros.

Para Claros, concretar la transferencia del sistema penitenciario, del Ministerio de Gobierno al Ministerio de Justicia, permitirá dar celeridad a esta tarea. 

A partir de dicha transferencia, con la Ley de Ejecución de Penas, se podrá elaborar una política penitenciaria que, en todas sus fases, cambie el enfoque represivo y se elaboren políticas penitenciarias de reinserción de los internos.

En este tema, la reincidencia, es otro aspecto que deberá ser revisado, ya que los recintos penitenciarios no estarían cumpliendo su propósito de “rehabilitación”. Un diagnóstico, que actualmente es elaborado por Régimen Penitenciario permitirá conocer el índice de reincidencia, y otros aspectos como la situación de los adultos mayores y los reclusos con enfermedades terminales.

Otro de los principales problemas advertidos por el Defensor del Pueblo es el índice de delitos de bagatela, como robo de celulares, libros y otros menores.

“La construcción de cárceles es sólo un paliativo y no una respuesta; si no tomamos las medidas preventivas no vamos a dejar de construir cárceles”, aseveró Claros. Acotó que en infraestructura deben estar incluidas también las carceletas de las provincias alejadas.



Testimonio
El editor entrevistó a un capitán aviador de Cali, Colombia detenido por narcotraficante, que tuvo la feliz iniciativa de construir una batería de duchas juntos a los baños de San Sebastián. "Yo soy joven, apenas cumpla mi tarea me marchará de regreso a Cali, me haré una cirujía estética y nadie sabrá jamás de mi paso por esta cárcel. Tengo dinero suficiente para comprar lo necesario y mejorar el estado de esta pocilga. -en efecto el oficial pichicatero, en cuestión de pocas semanas hizo todo construyó las baterías, comprando cañerías y duchas, mejoró los depósitos de agua y las cañerías y los desagues- de paso me aseguró me hice de un dormitorio, al que me invitó a pasar, una celda de lujo, con piso de madera, vidrieras, recién pintado, un primor.
No lo puedo entender que los policías que custodias a los detenidos, me comentó, no tenga iniciativa alguna para mejorar la vida de éstos miserables. Viven hacinados, revueltos, haciendo turnos para ocupar las pocilgas. un 20% de ellos duerme de día, el resto por las noches en dos turnos porque simplemente "no hay espacio físico". las duchas funcionan las 24 horas, de otro modo no todos pueden tomar los 4 minutos reglamentarios para su aseo personal.
La entrevista fue de varias horas, de modo que hay texto para rato, lo más sobresaliente. Pocos saben que "los más antiguos. los más afortunados ofrecen alojamiento pagado a los recién llegados". En efecto comprobé que funciona como un tambo, los que duermen tumbados sobre un cuero y cuando llueve simplemente se mojan o tienen que permanecer de pie, pegados unos con otros. Una situación cruel, inhumana, insufrible y explosiva. No es cuento lo vi y viví yo mismo.