Páginas vistas en total

jueves, 24 de mayo de 2007

Acerca del presupuesto para la guerra en Irak

Lo que parece ser una dicotomía, se convierte en monolítico apoyo al emprendimiento guerrero. Bush se salió con las suyas y a partir de ahora tendrá el dinero suficiente para no salir de Irak, como al principio lo habían pedido los demócratas. Ahora están todos de acuerdo, aquí no ha pasado nada y siguen las balas, los muertos y la destrucción...(parte del enfoque de IAR sobre la reciente medida del Congreso)

Esa falsedad mediática y manipuladora quedó nuevamente expuesta este martes cuando los líderes demócratas del Congreso de Estados Unidos le aprobaron al gobierno republicano de Bush un presupuesto de US$100.000 millones destinado a Irak, sin pedir a cambio un cronograma para el retiro de las tropas estadounidenses de ese país como habían prometido en su campaña electoral.

De esta manera, fieles a su "doble discurso" de campaña electoral, los demócratas, que controlan la mayoría en las dos cámaras del Congreso, desistieron de impulsar su plan para condicionar el otorgamiento de un presupuesto de US$100.000 millones destinado a Irak a cambio de fijar un cronograma para el retiro de las tropas estadounidenses de ese país.

La decisión, que la prensa estadounidense presenta como una "victoria de Bush", se produce tras semanas de discusiones sobre el proyecto de ley y después de que el presidente, George W. Bush, frenó, el 1 de mayo, la primera propuesta legislativa que condicionaba la aprobación de fondos militares al comienzo de la retirada de las tropas desplegadas en Irak.

Los demócratas ganaron las elecciones legislativas de noviembre pasado (y la mayoría en el Congreso) prometiendo al electorado estadounidense que no aprobarían el presupuesto militar de Bush sin exigir a cambio un cronograma de retiro de las tropas ocupantes norteamericanas.

En esta línea "opositora" a las políticas de guerra de Bush (reafirmada como bandera de la campaña presidencial del 2008) los demócratas se erigen como los representantes del Imperio de "rostro humanizado" que los sectores "progresistas" del mundo, manipulados por las grandes cadenas mediáticas, toman equivocadamente como la "alternativa a la política militar-conquistadora" de Bush y los republicanos.

Los demócratas, que votaron en el Congreso y aprobaron los presupuestos de las invasiones a Irak y Afganistán, quedan nuevamente en descubierto como el "complemento de los republicanos" en las políticas depredadoras y conquistadoras del Imperio norteamericano, del cual forman parte como partido dirigente.

Ambos partidos,(y como está demostrado históricamente), son las versiones "alternativas" ("liberal" y "conservadora") del mismo Imperio que se turnan periódicamente para administrar la Casa Blanca y ejecutar sin miramientos las políticas de conquista imperial (militar o "democrática") que requieren los intereses del capitalismo trasnacional sionista asentado en Wall Street.

Demócratas y republicanos se turnan en la administración del Imperio: cuando asumen la presidencia los republicanos (como ahora), los demócratas juegan de "oposición crítica", y viceversa, sin que varíen para nada las matrices funcionales del sistema capitalista estadounidense basamentado en la conquista imperial de mercados y de recursos estratégicos, sea por la vía militar (invasiones) o por la vía "democrática" (gobiernos sometidos).

Las cadenas mediáticas del lobby sionista y sus "analistas" se encargan de que la "gran farsa" sea asumida por el mundo como una muestra de "alternativa democrática" del Imperio locomotora del sistema capitalista, que esconde su existencia real en la falsa lucha entre "izquierda" y "derecha".

(*) Manuel Freytas es periodista, investigador y analista, especialista en inteligencia y comunicación estratégica.
Ver sus trabajos en IAR-Noticias / Google

No hay comentarios: