Páginas vistas en total

viernes, 28 de mayo de 2010

la importancia creciente de internet, la globalización, la interacción comunicacional, la crisis...todo influye en el periodismo

Congreso Mundial de Periodismo


”Al periodismo actual le falta la ilusión, creer firmemente en este oficio” opina Manu Leguineche legendario periodista discípulo de Miguel Delibes en el Congreso Mundial de Periodismo que tuvo lugar en el Real Teatro de las Cortes de San Fernando de Cádiz el histórico puerto del que partió Colón en su primer periplo al Nuevo Mundo. La crisis económica, la falta de un modelo válido, el hundimiento de la publicidad, la creciente influencia de los gerentes, el sometimiento al poder político y económico, la precariedad laboral, el intrusismo y hasta la profusión de televisores y radios volcadas a lo anodino, todas con “licencia de operación legalizada” están contribuyendo a deteriorar la situación del periodismo moderno.


mauricio_aira3.JPGMauricio Aira

El Congreso Mundial contó con la presencia de la vice Maria Teresa Fernández, y de la Asociación de la Prensa de Cádiz. Rescatar lo afirmado por la alta funcionaria “No sólo es una obligación, sino que es también voluntad de España y de Europa apoyar ese pilar democrático que constituyen los medios de comunicación. La prensa, la libertad de prensa seguirá siendo uno de los grandes pilares de la democracia”. En los debates sobre el periodismo y la situación de la prensa, sobre el mito de la crisis en los medios y sobre los efectos de los cambios económicos y tecnológicos en países de África, Asia y América Latina, se tocaron temas como el Internet, el narcotráfico como corruptor de periodistas, y la formación de profesionales, habida cuenta que la FIP es la organización más grande del mundo y representa a más de 600 mil afiliados.

El evento se sucede cada tres años para analizar problemas de ética profesional, de seguridad de los periodistas, de amenazas a la libertad de expresión, retos y proyectos de futuro y se fijan las políticas a seguir durante el nuevo periodo. Se habló bastante de un periodismo de calidad, más necesario que nunca para desechar los rumores falsos, las opiniones interesadas que pueden destruir la honra de personas e instituciones también las economías. Se ha recordado que fue en Cádiz, el 10 de noviembre de 1810 que brotó el primer decreto de libertad de imprenta, que hizo nacer a su vez el periodismo moderno y la protección de la libertad de expresión como “el primero y el más sólido pilar de la ciudadanía”.

Se trató del internet y de la crisis económica que afecta hoy en la “aldea global” que caracteriza la sociedad de la información actual. Tienen que ser asumidos para evitar la desinformación como alguno lo marcó, los que observan la explosión de los foros que no distinguen entre la verdad y la mentira, entre el rigor y el sectarismo, entre la información y la manipulación.

La invocación de la Vicepresidenta “ser crucial mantener los medios y a los profesionales capaces de desbrozar, procesar la ingente cantidad de información que se genera y de destilar el ruido ambiental, a veces ensordecedor para transformarlo en información de calidad”. El Congreso mismo se pronunció por una sociedad con periodistas que cuenten con las condiciones y los recursos necesarios para desarrollar su tarea con profesionalidad y dignidad, cuyo producto deberá ser apreciado por las empresas, la autoridad, los consumidores.

Aprender la nueva forma de leer prensa, de oír radio y de ver televisión, todo muestra un camino de transformación en medio de una profunda crisis que afecta también a los medios, por lo que la respuesta tiene que ser potente, moderna, segura, competitiva y profesional. Se piden respuestas para el cambio climático, la crisis energética, la seguridad internacional, al riesgo eminente de las pandemias que se posan amenazantes sobre la humanidad.

La situación en Latinoamérica queda en pie por la disidencia entre democracia y presidencialismo, y el convencimiento de que no se avanzará sin encontrar solución al narcotráfico, las guerrillas paramilitares y la corrupción, el cierre de medios en Venezuela y la vigencia plena de la libertad de expresión en Cuba y la imparable influencia de la interrelación periodística que aparece con internet y que estimula al uso de nuevas herramientas de comunicación

No hay comentarios: