Páginas vistas en total

viernes, 15 de marzo de 2013

"muy temprano se subió al bus, recogió su maleta del hotel y pagó su cuenta, salió caminando, todo muy sencillamente Francisco el nuevo papa...

El papa Francisco apareció en el balcón de la Basílica de San Pedro vestido con su sotana blanca, sin la tradicional capa roja llena de adornos barrocos de color dorado. Muy pocos notaron la sencillez de sus gestos, pero al día siguiente no dejó dudas. Muy temprano se subió al mismo bus con los cardenales y fue a recoger sus cosas al hotel donde se había hospedado durante los días del cónclave; pagó la cuenta, salió caminando, saludó a los niños de un colegio y sin avisar se fue luego a una capilla a rezar, donde provocó la sorpresa de los guardias del Vaticano. Jorge Bergoglio ha sido así desde siempre. Siendo arzobispo de Buenos Aires renunció a la limusina que le asignaron y se trasladaba en colectivo y en metro como todos los porteños, cocinaba su propia comida y se mudó a un apartamento y dejó vacía la residencia episcopal.  Son las cualidades de un hombre que ha elegido llamarse Francisco y que comienza a divulgar el mensaje de la humildad y la sencillez que necesita el mundo para evitar la destrucción.

No hay comentarios: