Páginas vistas en total

jueves, 1 de octubre de 2009

evo culpa a la colonia de todos los males, más a la hora de pedirle limosna allá está junto a Zapatero. cuánta hipocresía!!!


Desde su llegada al poder en diciembre de 2005, no han sido ningún secreto las políticas de clara inspiración neomarxista de Evo Morales, así como su alineamiento con Chávez, Castro y otros líderes socialistas de Hispanoamérica. Pero a la inestabilidad jurídica y a las expropiaciones de empresas y propiedades, hay que sumar algo que quizás no resulte tan conocido: el afán del gobernante andino por erradicar el catolicismo de Bolivia para, en su lugar, imponer una recreación del culto a la Pachamama (la Madre Tierra) y a los dioses del panteón aymara y quechua.

La nueva Constitución boliviana, promulgada en febrero de 2009, es un buen ejemplo. En su preámbulo, podemos encontrar explícitas referencias al neopaganismo de raíz precolombina: “En tiempos inmemoriales se erigieron montañas, se desplazaron ríos, se formaron lagos. Nuestra Amazonia, nuestro chaco, nuestro altiplano y nuestros llanos y valles se cubrieron de verdores y flores. Poblamos esta sagrada Madre Tierra con rostros diferentes, y comprendimos desde entonces la pluralidad vigente de todas las cosas y nuestra diversidad como seres y culturas. Así conformamos nuestros pueblos, y jamás comprendimos el racismo hasta que lo sufrimos desde los funestos tiempos de la colonia (…)”.

1 comentario:

olemrac dijo...

me encantaria conocer que les mueve a todos estos que se consideran salvadores del mundo, , ademas del ansia del poder, a querer cambiar la constitución de su respectivo pais.
el señor Rodriguez, alias ZParo, no la cambia, se la salta a la torera, y punto.