Páginas vistas en total

viernes, 20 de marzo de 2009

nos sorprendió gratamente que BOLPRESS tenido como un portal oficioso, hubiese ofrecido de su redacción propia la crónica que sigue. cuándo?

El alcalde paceño, Juan Del Granado, instruyó la clausura inmediata del local Van Gogh, y pidió al Ministerio Público el procesamiento de los propietarios de ese negocio por el delito de proxenetismo, trata y tráfico de personas.
"No hay licencia se clausura, además las licencias las otorgamos no para prostíbulos", dijo el burgomaestre.
La clausura del local, instalado en el centro de la ciudad de La Paz, sería un caso más de los muchos en los que proxenetas instalan locales cuyo funcionamiento linda o es, como en el caso actual, ilegal.
Pero el local, que según autoridades municipales, funcionaba como un prostíbulo ilegal, pertenece nada menos que a Marco Antonio Méndez, recién posesionado como superintendente de Empresas.
Por si esto fuera poco, a Méndez le falta hidalguía. Posesionado como superintendente negó cualquier relación con ese local, al que en tono de juerga le llaman „boliche", aunque el número de celular del camufaldo prostíbulo, es el mismo que Méndez entregó a los periodistas el día de su posesión. Para más detalles, el 24 de octubre de 2008, el diario La Prensa publicó un artículo en su sección de espectáculos en el que señala: „Inspirado en la creatividad que caracterizó al pintor impresionista holandés, Vincent Van Gogh, Marco Méndez, decidió abrir un pub en pleno centro de la ciudad. Para esto escogió los altos del inmueble 1170, ubicado en la calle Potosí, esquina Ayacucho, a sólo una cuadra de la Plaza Murillo".
El artículo 321 del Código Penal señala que „'El que para satisfacer deseo ajenos o con animo de lucro promoviere facilitare o contribuyere a la corrupción o prostitución de personas de uno u otro sexo, será sancionado con privación de libertad de dos a seis años y multa de treinta a cien días.Con la misma pena será sancionado el que por cuenta propio o de tercero mantuviere ostensible o encubiertamente una casa de prostitución o lugar destinado a encuentros con fines lascivos"
Esto último es lo que hizo Mendez, el hombre que, según investigaciones periodísticas, todavía va a ese local a hacer "arqueo de caja", después de las 21:00.
„Es una barbaridad", se quejó el destituido ex superintendente de Empresas, Rolando Morales, un conocido académico y luchador de izquierda en Bolivia.
Y es así. Es una barbaridad. Es un nombramiento típico de un país bananero, que ocurre cuando muchos todavía sueñan de que el cambio ha llegado a Bolivia. Que nunca más el país tendría como autoridades a personajes de dudosos antecedentes y con actividades que deben ser investigadas por la Fiscalía y sancionadas por la Justicia.
El caso ocurre en momentos en el que el gobierno de Evo Morales está muy golpeado por el escándalo de corrupción en YPFB, destapado después del asesinato de un empresario petrolero.
Así como están las cosas, pareciera que el gobierno va de tumbo en tumbo.
Haria bien el gobierno en buscar personas idóneas para los cargos públicos, y para empezar debería al menos imitar al alcalde paceño y sumarse al pedido de sancionar a los proxenetas. Así como están las cosas, pareciera que el gobierno va de tumbo en tumbo. ¿Quien es el responsable? ¿Será el Presidente o sus asesores?

No hay comentarios: