Páginas vistas en total

sábado, 22 de septiembre de 2012

la tal Rigoberta resultó haciendo honor a su apellido. Men...trucha, o sea falsa según el Penoco de El Día. SC

La mezquindad y el sectarismo son defectos que se pueden esperar en cualquiera de los dirigentes políticos truchos que abundan en Bolivia, pero no se esperaba esas mismas actitudes en la laureada Rigoberta Menchú, indígena guatemalteca que obtuvo el Premio Nobel de la Paz en 1992 y que estuvo de visita en Bolivia con motivo de la boda del vicepresidente García Linera. El pasado jueves, Menchú estuvo en la Cámara de Diputados, donde recibió una condecoración. Allí, algunos parlamentarios le solicitaron su apoyo para la postulación al Premio Nobel de la marcha de los indígenas del Tipnis que fue reprimida de forma salvaje hace un año en Chaparina. La dirigente no solo rechazó el pedido, sino que en otras palabras, dijo que ella no es nadie para andar “muñequeando” por uno y otro postulante. La actitud de Menchú cambió radicalmente cuando los periodistas le preguntaron por la postulación del presidente Morales al Nobel. Dijo que estaría encantada en patrocinarlo y en todo caso, sugirió enviarle cuanto antes los papeles para que ella pueda interponer sus buenos oficios, para lo cual, cuenta con el respaldo de otro de los premiados, Adolfo Pérez Esquivel, quien igualmente estuvo en Tiahuanaco para el casamiento.

No hay comentarios: