Páginas vistas en total

sábado, 26 de septiembre de 2009

A Sangre Fría, titula el bien hilvanado artículo de Alejo Céspedes en Aula Libre. Leerlo atentamente!

Alejo Cespedes
alejo.cespedes@hotmail.com

Ni los excesos de la GESTAPO en la época hitleriana, ni los asesinatos selectivos y quirurgicos llevados a cabo por el TSAL de Israel contra los palestinos, ni las ejecuciones en la EMA durante la dictadura militar argentina o su similar en el periodo pinochetista...ninguno de esos crímenes tiene parangón con la masacre perpetrada en el Hotel de las Americas de Santa Cruz, una noche de abril del 2009...

Por que ?

Porque el "rambo" Walter Andrade, capitán de policía, se infiltró meses antes en el grupo irregular que comandaba el croata-boliviano Eduardo Roszas, ganó la confianza de ellos, los fotografió con armas en las manos, acumuló todas las evidencias posibles, para hacerlos parecer como alegres matadores, los indujo a tomar contacto con álgunos cívicos cruceños y cuando tenía el control psicológico del grupo, cuando éstos lo aceptaron como uno mas de ellos....recibió la órden fatídica de sus superiores de aniquilar a todos los compónentes del comando Roszas. La fecha no fué casual. Era la víspera de una cumbre presidencial sudamericana. En efecto, en esa reunión el Presidente de Bolivia, denunció un complot para asesinarlo e informó que los presuntos conspiradores habián perecido en un combate con las fuerzas del órden.

Lo que no dijo, es que los matadores se introdujeron encapuchados en las habitaciones de Roszas y sus colegas, cuando éstos dormían y que sin previa advertencia los rociaron con sus metralletas hasta acabar con sus vidas.

Fue un asesinato a sangre fría, más espeluznante que la masacre de San Valentín efectuada por Al Capone en el Chicago de los años 30.

Una mano anónima hizo llegar a LA RAZON la célebre fotografía que muestra al capitán Walter Andrade, departiendo socialmente con Eduardo Roszas, mucho tiempo antes de esa operación comando.

Fue el hilo que llevó al ovillo de una serie de crímenes realizados por los temibles encapuchados: el Porvenir y dias siguientes en Pando, la Calancha, Villamontes, la trampa a Santos Ramirez en la Avenida Tejada Sorzano y otras trágicas travesuras.

Rambo Walter Andrade fue desenmascarado, la pandilla asesina UTARC fue disuelta, pero los muertos no resucitaron y tampoco hay seguridad alguna que el rambo de marras sea llevado a la justicia.

Sin embargo lo mas grave es que esos metodos se repitan, porque quienes ordenaron esas ejecuciones, continuan en situación de mando....

Tenebrosos condimentos que alimentarán la campaña electoral que se avecina......

Se destapó una olla de las muchas que existen en las alacenas de la prensa investigativa !!

No hay comentarios: