Páginas vistas en total

lunes, 27 de febrero de 2012

no fueron "los infiltrados" fue el perro policía Tyson que guarda arresto, que mordió a 20 policías que reprimían a los minusválidos en proximidades de Plaza Murillo (B. el P.)

Se podía presumir que en seis años, los servicios de inteligencia del Gobierno hubieran aprendido algo, después de las legendarias metidas de pata, como aquella del joven francotirador que pretendía matar al presidente Morales a dos mil metros de distancia, con una vieja matraca. O aquella vez que el exministro “Calancha” Rada, mostró fotografías de entrenamiento de milicias separatistas y luego de comprobó que eran grandulones jugando a los pistoleros con pelotitas de pintura. Tanto cubano, tanto venezolano de asesor y aún no han aprendido ni siquiera a reconocer a un “infiltrado” en una marcha de protesta. Así le ha sucedido con Antenor Pedriel, a quien apresaron y llevaron ante un juez, acusado de incitador y resulta que había sido el hijo de unos de los 50 o 60 discapacitados que el otro día (según denuncias del vicepresidente) reprimió con saña a más de medio millar de policías. El colmo de la “inteligencia” se ha ensañado contra Tyson, el perro guía de uno de los discapacitados que ha sido retenido por la Policía, acusado de herir a por lo menos 20 uniformados durante los graves disturbios ocasionados por gente en silla de ruedas y otros que apenas podían caminar.

No hay comentarios: