Páginas vistas en total

miércoles, 15 de febrero de 2012

verdaderamente no sabe a qué se está metiendo. el paceño adora su Plaza Murillo, su Estadio, su Monolito, su Palacio Quemado, wuay de quién toque alguno de estos íconos. perecerá. es inexorable! Acordarse del 21 de julio y del farol

Bajo el Penoco
Ahora quiere su palacio


El presidente Morales ha dicho que el actual Palacio de Gobierno le queda chico y por eso mandará a hacer otro en un terreno adyacente, que ya fue adquirido en 500 mil dólares y sin mayores preámbulos “burocráticos”. El nuevo palacio será bautizado como la “Gran Casa del Pueblo” y será muy distinto al “palacio colonial”, como él denomina al “Palacio Quemado”, cuyo techo alberga una vieja leyenda de mal agüero y que explica por qué los presidentes han durado tan poco entre sus paredes. Evo Morales está por superar el récord histórico de permanencia en el sillón presidencial aunque su olfato y los hechos de la realidad política nacional, parecen indicar que cada vez está más lejos de sus cálculos iniciales de quedarse en el poder para siempre. Resulta obvio que el presidente nunca se ha sentido del todo como encerrado en el Palacio Quemado. El prefiere viajar y visitar las comunidades y, por supuesto, su añorado Chapare. Tal vez en el Nuevo palacio se sienta más a gusto, pues ha encargado que sea edificado de acuerdo al estilo y cosmovisión ancestral. Eso sí, ha solicitado encarecidamente que tenga un helipuerto. El presidente sabe por qué.

No hay comentarios: