Páginas vistas en total

martes, 16 de noviembre de 2010

asquea la sarta de mentiras que profiere García Meza en su "Yo Dictador" que estamos glosando. hoy página 184-185

así se encuentra hoy postrado en una silla de ruedas afectado de varios males, perdido el orgullo y la altanería que disfrutó en el goze del poder. en su libro aparecido no hace mucho Yo Dictador! repite mentiras que sostuvo desde un principio como cuando en la pág.184 detalla los 5 puntos que le decidieron a asumir "la onerosa dignidad" de ser Presidente de facto: "los enfrentamientos en la COB y el fallecimiento de Marcelo Quiroga" bien sabe el reo rematado que en la COB no hubo ningún enfrentamiento, sus paramilitares se tomaron el edificio de El Prado y obligaron a todos los líderes y periodistas que asistían a una reunión de emergencia convocada por el Comité de Emergencia para la Defensa de la Democracia a salir a fuerza de insultos y de empujones y abandonar el edificio, cuando esos mismos paramilitares convenientemente aleccionados y comandados por clases al servicio incondicional del mismísimo García Meza ejecutaron a Marcelo Quiroga Santa Cruz y otros dos patriotas, ante la presencia de testigos muy valiosos como Cayetano Llobet que dieron cien veces su testimonio de cuanto ocurrió. Los asistentes a la reunión no disponían ni siquiera de un revólver, talvez ni siquiera de un cuchillo. No hubo enfrentamiento alguno, hubo masacre, asesinato a mansalva, premeditado y provocado sobre seguro, con alevosía es decir con todas las agravantes de ley contra Marcelo. De nada vale que Soy Dictador declare "no he matado, ni he robado" poniendo a Dios por testigo.
Claro personalmente talvez no lo hizo, pero permitió, recomendó, instruyó el asesinato de los tres dirigentes demócratas que salían de la COB. Y los crímenes de la Harrington en Sopocachi, "tampoco los cometió" el dictador, fueron sus esbirros ya plenamente identificados y algunos de ellos presos de por vida, como él mismo. Y su inefable ministro de la coca, Luis Arce Gómez, que lo ha llamado "cobarde, que no tuvo pantalones para gobernar", y que encontrará cara a cara en cualquier momento. Ni el primero ni el segundo asumen su responsabilidad. El primero dice muy suelto de cuerpo "no estaba al mando" porque diabólicamente dejó pasar unas horas al vacío, mientras se "consideraba el documento de renuncia a la Presidencia de Lydia Gueiller" y la asunción tímida e insegura de la Junta de Comandantes. Luego sucederían los otros muertos.
"No he robado..." y las piedras preciosas de La Gaiba, y los cheques de un seguro por harina importada? y los vidrios Raywam de la piscina olímpica, y los bonos de lealtad, y por la compra de armas? etc., lo extraño de todo, es que cayó García Meza, cayó Arce Gómez y sus secuaces y no cayó, ni le tocaron un pelo a Faustino Rico Toro, que continúa paseándose por todo el país, habiendo sido poco menos que "el primer ministro del Dictador"...o sea el tercero de a bordo y no le pasa nada, porqué será?
Otras mentiras que contiene Soy Dictador las continuaremos analizando porque asquea la frescura con que el reo rematado miente...recordemos que lució galas, oropeles y uniformes como los generales de ahora, aunque entonces el lema es "no dejar en pie ni rojos ni rosados", ahora es todo lo contrario proteger a rojos y rosados, porque esos militares se han vestido de rojo como en Cuba, como en Venezuela...

No hay comentarios: