Páginas vistas en total

miércoles, 5 de octubre de 2011

Rafael Quispe se ha declarado "perseguido político de Evo" porque siendo parte integrante del Concejo de Ayllus y Marcas (Conamaq) es parte de la dirigencia campesina.


El secretario ejecutivo del Concejo Nacional de Ayllus y Marcas de Qullasuyu (Conamaq), Rafael Quispe, se declaró junto a otros dirigentes indígenas "perseguido político" del gobierno, por lo que anunció la presentación de una demanda internacional ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) con el propósito de precautelar su seguridad personal.
"Me he declarado perseguido político y voy a pedir medidas cautelares a organismos internacionales y eso lo hará el hermano Waldo Albarracín, tenemos el documento y se va a cumplir el proceso es a nivel personal, haré llegar un memorial a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para que se tomen las medidas cautelares", dijo Quispe en una conferencia de prensa en la vigilia que mantienen algunas personas en la plaza San Francisco.
"Hay mucho hostigamiento, mucha persecución el Gobierno nos hace ver en sus spots a varios dirigentes como traidores de la patria, dicen que tenemos financiamiento de las Organizaciones No Gubernamentales (ONG’s), sin prueba. Llaman e intimidan; me dicen que deje de molestar porque nos pueden hacer desaparecer", denunció Quispe.
Rafael Quispe es acusado de tener relaciones con la embajada de los Estados Unidos luego de que el presidente Evo Morales mostrara un extracto de llamadas telefónicas del dirigente, por supuestas conversaciones con esta legación estadounidense en el país.
EXTRANJEROS:
 Respecto a la violenta intervención policial del 25 de septiembre pasado, Quispe denunció que el día de la represión a los indígenas se evidenció la presencia de asesores del Ministerio de Gobierno y también extranjeros venezolanos y colombianos que comandaban el operativo policial.
"Vi personas de tez colombiana, venezolanos, extranjeros el día de la intervención policial, también a Boris Villegas, asesor jurídico del ministerio de Gobierno; esto evidencia que sí hubo una orden desde Palacio de Gobierno para reprimir a nuestros hermanos", manifestó Quispe.
Según el dirigente, la marcha de los indígenas llegaría a Caranavi el día viernes. "Nos están acompañando el Defensor del Pueblo, Derechos Humanos, los medios de prensa, la Iglesia, entre otros yo vuelvo pronto a la marcha. Nos recibieron muy bien en Palos Blancos, en Sapecho y ahora en Entreríos".

No hay comentarios: