Páginas vistas en total

sábado, 7 de abril de 2007

Hipocresía superlativa que protege a terroristas

Una jueza norteamericana en una controvertida actuación acaba de conceder libertad al más grande terrorista de todos los tiempos, nacido cubano, nacionalizado venezolano y al servicio incondicional de la CIA norteamericana. Así lo revela en la fecha un despacho de Prensa Latina:EL chantaje de la mafia miamense da resultado: la jueza Kathleen Cardone, de El Paso, Texas, ha autorizado la liberación bajo fianza de Luis Posada Carriles, el terrorista más peligroso del continente, mientras el Gobierno de George W. Bush sigue negándose a acusar de terrorismo a este viejo agente de la CIA e informante del FBI.

Sin embargo, la decisión no significa necesariamente que Posada vaya a salir de inmediato de la cárcel, afirma la AFP. Las autoridades migratorias tienen al octogenario bajo una orden de deportación y podrían reclamar, en nuevos procedimientos ante los tribunales, que se mantenga detenido.

"Estamos decepcionados con la decisión. Recordamos que hay una orden de detención migratoria pendiente contra el señor Posada. Esta orden significa que el señor Posada quedará bajo custodia federal, aunque será transferido de la custodia de los Alguaciles federales a la de ICE", dijo a la AFP el portavoz de la agencia en Washington, Michael Keegan.

El ICE, en una carta al propio Posada hace varios meses, valoró que éste constituye un peligro para la seguridad nacional de Estados Unidos.

El jueves, una inexplicable "equivocación" ocurrida en el registro público de los casos judiciales provocó que se anunciara una orden de la jueza en que se denegaba la moción. No se sabe en qué medida esta sospechosa comunicación sea realmente el resultado de un error puramente burocrático, como se dijo.

Luis Posada Carriles fue reclutado como agente de la Central de Inteligencia de los Estados Unidos (CIA) cuando el padre del actual presidente participaba en la organización de la fracasada invasión de Playa Girón. Durante las cuatro décadas siguientes, Posada trabajó para esa organización como torturador y asesino de la DISIP venezolana bajo el nombre de Comisario Basilio, y como brazo derecho de Félix "El Gato" Rodríguez Mendigutía, traficando cocaína y armas en El Salvador.

Posada Carriles ordenó la destrucción en pleno vuelo de una aeronave de Cubana de Aviación, junto con Orlando Bosch, provocando la muerte de 73 personas, en 1976.

Lo mayormente notable es que por un lado se critica a todos los países especialmente del tercer mundo entre ellos Bolivia por la mayor o menor vigencia de los Derechos Humanos, por otro, de manera encubierta y supuestamante por la independencia de poderes, contra el clamor mundialmente manifiesto de tener bajo rejas al terrorista internacional, accede a su libertad, uyy, que descaro! Qué muestra de insensibilidad. Quien les puede creer cuando dicen que combaten el terrorismo?

No hay comentarios: