Páginas vistas en total

martes, 17 de abril de 2007

Tres cabezas, Rumsfeld,Chenney y Bush

Va ganando espacio la idea de provocar un golpe institucional en los Estados Unidos. Glosemos el inteligente análisis que los c.c. de Iar-noticias han venido planteando sobre el tema, a partir del triunfo de los demócratas en las legislativas. El "watergate de Bush se llama Ciagate". En la guerra por el control de la Casa Blanca se sitúan Líbano, Gaza, Irán y Corea del Norte, entre halcones (lobby judío de derecha) y demócratas liberales (lobby judío de izquierda).No se amilana el Capitán General de las guerras, llama a los demócratas a trabajar juntos y reafirma que se orienta a derrotar al terrorismo en Irak o donde se encuentre.
Los demócratas no cejan en el retiro de los soldados, éste fue la consigna que les abrió el Congreso y les llevará a la Presidencia.
Reconocer que Bush y los halcones manejaron a su gusto y placer, sin consultar con los demócratas las emergencias del 11-S con su doctrina de guerras preventivas. Obtenido el apoyo invadieron Afganistán e Irak, con el 11-M (atentados en Madrid) ganó la reelección presidencial, con el 7-J en Londres, asustaron a los representantes que renovaron y ampliaron la Ley Patriótica con que instrumentan su accionar antiterrorista. El hecho es que Nancy Pelosi y su equipo actúa bajo un plan determinado de cortar las cabezas de los tres mayormente responsables del actual estado de cosas. Rumsfeld que ya salió, Chenner que está en la cuerda floja y en el corolario la de Bush, inclusive antes de terminar su período. Otra cabeza la de Wolfowitz, (Presidente del poderoso Banco Mundial) acusado de corrupción, ha salvado momentáneamente su puesto por el apoyo de Bush, pero ya se rumorea que no basta, porque fuertes corrientes, especialmente de derecha conservadora están a su vez pidiendo su cabeza. (Lo tenemos analizado en nuestro artículo "Dios ciega a los que quiere perder") Aquí el invalorable aporte de los cc. argentinos, así como Bush y los halcones tras el 11-S encontraron la filosofía y la doctrina para sus guerras, así los demócratas encontraron su filosofía doctrinaria para terminar con la carrera de Bush en la Casa Blanca, antes de que termine su mandato.Van tras el talón de Aquiles del principal inquilino.
El CIA-Gate y los escándalos de corrupción tras revelarse el hombre de la espía encubierta de la CIA, ha salpicado a los principales funcionarios, entre ellos el cerebro Karl Rove y amenaza al vice Chenney del que ya se indica haber protagonizado el escándalo.

La cuestión del "CIA-gate" y del reciente proceso judicial contra el ex jefe de gabinete de Cheney, reaviva las versiones de un "golpe de Estado" contra Bush, tal como se había hablado en junio del año pasado tras la renuncia del director de la CIA, George Tenet, a quién señalaba como tramando un complot contra la dupla presidencial Bush-Cheney.

El CIA-Gate está ya a las puertas de Bush y es claro que la vía de defenestrarlo como ya ocurrió con Nixon en el pasado reciente, resulta infinitamente más económica y menos sangrienta que continuar con una guerra de altísimo costo y que cada día, está más cerca de una derrota tipo Viet Nam, si se toma en cuenta que acciones armadas vigorosas han quitado el sueño a los ocupantes de la zonaverde de Bagdad, justamente como ocurrió en Saigón a pocos meses de su caída.
Se suma a la corrupción, al efecto Katrina, a las mentiras sobre las armas químicas, las torturas en Irak, en Guantánamo, etc., el del CIA-Gate, convertidos en una pesadilla que terminará con los nervios de Bush quién verá en su renuncia y el indulto que le concederá su sucesor, el áncora de salvación para un "retiro honroso" como lo lograra el mismo Nixon, aunque la vergüenza y el deshonor no pasaron jamás.

Estamos entonces, ante sucesos de indudable interés y a muy corto plazo. La cuerda está tan tirante que pronto se irá a reventar.

No hay comentarios: