Páginas vistas en total

sábado, 22 de diciembre de 2012

el fin de la dominación de Cuba sobre Venezuela. militares sostenidos por el espionaje y la intervención cubana están al mando en Caracas a cambio de miles de salubristas, maestros e intructores deportivos. el autor clama que al morir Chávez los cubanos se marchen de regreso.


Augusto Dupin
chavez seudorezaDurante los catorce años de gobierno chavista, se conjugaron una serie de circunstancias que permitieron la subordinación absoluta de Venezuela al régimen de Fidel Castro. Las próximas generaciones de venezolanos nunca entenderán cómo un país petrolero, en vías de desarrollo, con un futuro prometedor, decidió ponerse bajo la tutela de una isla del tercer mundo como lo es Cuba, sin nada que ofrecer, excepto el conocimiento sobre cómo lograr el control social mediante la represión y el terror.
Se intentarán ofrecer algunas explicaciones, como por ejemplo, la admiración enfermiza de Chávez hacia la revolución cubana y hacia Fidel Castro, así como la capacidad del teniente coronel de imponer sus criterios, por absurdos que parecieran, haciendo gala de su carisma y de su verbo encendido. Sin embargo, ninguna explicación servirá para hacer entender a la gente lo que pasó, porque se trata de una locura individual, convertida en demencia colectiva, muy similar a la que vivió Alemania bajo la dominación nazi.
En efecto, por increíble que parezca, con la anuencia y complicidad de Chávez, lo cubanos mantienen el control de las Fuerzas Armadas, los servicios de inteligencia, los organismos de identificación y extranjería, la política exterior, el currículum educativo, los registros y notarías; y hasta diseñaron el sistema electoral venezolano, cuya principal virtud es la capacidad de cometer fraude, mediante el uso de una sofisticada plataforma electrónica. Se trata de una invasión nunca antes vista en el pasado, porque fue auspiciada y financiada por las víctimas invadidas, es decir, por los propios venezolanos.
Pero ahora que Chávez desaparecerá de la escena política, es conveniente que el pueblo venezolano despierte del hechizo al que fue sometido, y exija lo más natural y lógico del mundo: que los cubanos dejen de ejercer la tutela sobre su vida.
La constitución venezolana establece que, de producirse la falta absoluta del Presidente, como pareciera que pronto ocurrirá, se debe convocar a elecciones presidenciales a los treinta días. En nuestra humilde opinión, el perfil de los candidatos que aspiren a la Primera Magistratura es secundario. Lo verdaderamente relevante, es que aprovechen la oportunidad para romper con la dominación cubana.
Tanto el candidato oficialista como el de la oposición deben dejar muy claro durante la campaña electoral que emprenderán, que la principal prioridad de su futuro gobierno será exigirles a los cubanos que se vayan de Venezuela, y suspender el financiamiento gratuito que hasta ahora le han suministrado al régimen de los hermanos Castro.
Esa medida no solamente ayudará al pueblo venezolano a recuperar la democracia, reemprender el camino hacia el desarrollo, y fomentar la reconciliación nacional; sino que servirá para promover la paz y la estabilidad en toda la región; puesto que no es un secreto que los principales conflictos políticos que sufre actualmente América Latina provienen de la autoría intelectual de los cubanos castristas, financiados con los petrodólares que les suministra Chávez.

No hay comentarios: