Páginas vistas en total

martes, 4 de diciembre de 2012

desde Santa Cruz, El Deber nos ofrece una versión algo más precisa de la circunstancia en que Isabelino Gómez es trasladado ante un juez y luego cautelado en una "celda especial" del FELCC reservada para "personales del delito"


Christian Peña y Lillo H.
Isabelino Gómez, exfiscal de Distrito de Santa Cruz y otrora hombre fuerte del Ministerio Público, fue detenido ayer al mediodía en Sucre. Lo sindican de ser parte de una red de extorsionadores, que presionaba a jueces y a fiscales para revetir fallos o para favorecer a litigantes. 
Enmanillado, cabizbajo y visiblemente agobiado por la situación que le toca vivir, el hombre que el 14 de marzo de 2011, al asumir la Fiscalía cruceña, prometió combatir la corrupción y a los narcotraficantes, bajó de la aeronave de Aerocon que lo trajo ayer desde Sucre, a las 18:35, en la pista del aeropuerto El Trompillo de la capital cruceña. 
Sin tener opción para hablar con los periodistas fue llevado en un vehículo con vidrios oscuros hasta la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), donde pasó la noche. Hoy puede ser presentado ante un juzgador.
Pero el calvario de Gómez comenzó hace varios días, ya que su nombre empezó a ser señalado en reiteradas oportunidades como uno de los presuntos integrantes de la red de extorsionadores que se descubrió con la aprehensión de abogados del Ministerio de Gobierno.
Este lunes, Gómez debía presentarse a declarar ante la comisión de ocho fiscales que investigan la supuesta organización en Santa Cruz por el caso del estadounidense Jacob Ostreicher, pero estuvo toda la mañana en la capital chuquisaqueña. 
Allí testificó desde las 8:00 hasta poco después del mediodía ante el fiscal Enrique Montaño, miembro de la unidad Anticorrupción de la Fiscalía General del Estado, pero por otro caso, también de presunta extorsión.
Gómez respondió a la denuncia presentada por Cresencio Rojas Pinto, sujeto procesado por un caso de violación y encarcelado en el penal de Palmasola. Supuestamente el exfiscal intentó cobrar ‘coimas’ en desmedro de su detractor, al que se habrían sumado otros reclusos que entregaron una veintena de denuncias similares.
Antes de declarar ante autoridades de Sucre, Gómez conversó con la prensa de esa ciudad. Se declaró inocente y afirmó no tener ningún vínculo con los presuntos hechos denunciados por el estadounidense Jacob Ostreicher, quien lo calificó como uno de los principales “exfiscales corruptos”.
Para el viceministro de Régimen del Interior, Jorge Pérez, Gómez era parte del grupo extorsivo denunciado por Ostreicher y que incluso amenazó al juez Zenón Rodríguez con enviarlo a la cárcel si no revertía su fallo a favor de las medidas sustitutivas para el estadounidense.
Más temprano, en las oficinas del Ministerio Público cruceño, el fiscal general del Estado, Ramiro Guerrero, ratificó que se impulsa una depuración en las filas de la Fiscalía que está afectada por múltiples denuncias de corrupción.
“Estamos en un proceso de limpieza dentro del Ministerio Público. No vamos a tolerar la corrupción ni el maltrato a la gente. Vamos a ser objetivos e imparciales”, aseguró Guerrero, en alusión a los jueces y fiscales relacionados con la red.
Los investigadores del caso de presuntas extorsiones hoy analizarán el caso de Gómez.
Fiscales reciben declaraciones
Durante todo el día los fiscales que están investigando los nexos de una supuesta red de extorsionadores, con vínculos en el Gobierno, la Policía y el Poder Judicial, recibieron los testimonios de algunas de las personas implicadas en este caso.  
El juez Wilson Arévalo fue el primero en declarar ante los fiscales. Es acusado de revertir un fallo para perjudicar a Ostreicher, pero él aseveró, al salir de la Fiscalía, que actuó conforme a las disposiciones jurídicas y que su fallo fue ratificado por el Tribunal Departamental de Justicia.
También se hizo presente en las oficinas centrales del Ministerio Público el fiscal Álvaro La Torre. La autoridad entregó a la comisión de investigadores una solicitud de presentación voluntaria para testificar y señaló que su participación en el caso Ostreicher fue mínima, ya que solo había sido convocado para dar un criterio técnico sobre la investigación por legitimación de ganancias ilícitas y luego lo apartaron del proceso.
Por la tarde se presentó el exdirector de la Dirección de Bienes Incautados (Dircabi) Moisés Aguilera, que ya declaró la semana pasada. La exautotridad pretendía ampliar su primer testimonio, pero no lo pudo hacer por la ausencia de fiscales para que escuchen su versión.
De la misma forma, el fiscal Roberto Achá se presentó voluntariamente para declarar por las acusaciones que hay en contra de su esposa, Cory  Balcázar, que supuestamente se hizo pasar por apoderada de los bienes de Ostreicher. Achá negó el hecho y dijo que su cónyuge es representante legal de una propiedad colindante a la del ciudadano estadounidense. 
El exfiscal

- Sindicaciones. El exfiscal Isabelino Gómez ha sido implicado en presuntas irregularidades denunciadas por el ciudadano alemán Dirk Schmidt, preso en el penal de Palmasola presuntamente vinculado a una extorsión a menonitas, que también involucró al exviceministro Gustavo Torrico.
- Poder. Gómez fue fiscal de materia en La Paz y tuvo a su mando la investigación de casos bullados como los enfrentamientos en Caranavi (La Paz) o el caso de corrupción en Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF), por el que está preso uno de los exhombres fuerte del MAS, Santos Ramírez.
- Ratificación. La señora María Esther Gorena de Navía, esposa del coronel René Navía presuntamente involucrado con una red de narcotraficantes, entregó ayer en la Fiscalía documentación sobre la supuesta extorsión a la que los estaba sometiendo Gómez y su gente.

No hay comentarios: