Páginas vistas en total

sábado, 26 de abril de 2014

sin militares el régimen no dura una hora...de modo que "el despido masivo" o masacre blanca, como le llama el pueblo, es más un teatro, pronto serán reincorporados...so pena de sufrir una verdadera rebelión y luego veremos a los cadetes haciendo guardia en la Plaza Murillo. ya sucedió en el pasado y puede volver a suceder en cualquier momento.

De vez en cuando nos quedamos sorprendidos con las decisiones que toman grandes compañías, que ya sea por la crisis o por presiones de la competencia y el avance tecnológico, lanzan a la calle a miles de empleados. Telefónicas gigantescas, empresas automotrices, despiden mil, dos mil trabajadores como si nada, con el objetivo de seguir subsistiendo y produciendo en condiciones más competitivas. Más sorpresa nos ha causado a los bolivianos, la determinación del Gobierno de expulsar de las Fuerzas Armadas nada menos que a 706 de sus miembros, a quienes acusa de amotinamiento y sedición, por el hecho de salir a las calles a marchar y exigir cambios en la estructura castrense, a la que consideran discriminatoria y colonialista. Hay rumores de que los despidos han sido producto del asesoramiento externo que ve en esta manifestación de tipo sindical un asunto muy grave. Pero lo más llamativo para la población es darse cuenta de la cantidad de uniformados que hay en Bolivia y muchos se preguntan qué hacen, de qué trabajan, qué beneficio traen para el país. Es posible que el primero en responder estas interrogantes sea el propio Gobierno, que no tardará en reincorporarlos, ya que sin militares, cualquier régimen quedaría desguarnecido. Eso lo saben todos.

No hay comentarios: