Páginas vistas en total

miércoles, 13 de agosto de 2014

Karen Arauz, con sal y pimienta se refiere a las altisonantes declaraciones, diríamos denuestos lanzados contra los adversarios políticos. con todo el tiempo y comodidad disponible en los medios estatales Juan Quintana, despotrica, se ensaña especialmente contra Samuel y Tuto, dice mentiras y lanza amenazas por lo que debería ser denunciado ante DDHH, Amnisty Internacional y Ia Onu, sin demora alguna

ALCACHOFAS PARA LA CENA

El valor de la alcachofa para preservar el hígado es ampliamente conocido. Hay cinarina en gotas y también en cápsulas. Sin embargo, es recomendable extraer el componente naturalmente. Es muy importante que se considere como terapia, la ceremonia que significa ir arrancando las hojas una a una esforzándose en  meditar por qué los cangrejos se desplazan hacia atrás.

Cuando se ve a Juan Ramón Quintana,- con esos aires adquiridos en la imperialista Escuela de las Américas y su activa participación en el gobierno neoliberal de Banzer Suárez-,  hacer de paladín de la candidatura inconstitucional de sus jefes de la fecha, entre noticioso y periódico, es menester poner a hervir unas cuatro alcachofas como único alimento nocturno. Mientras se lee y  no se ve,   el impacto al hígado es importante, pero ya observarlo haciendo uso de la sala de prensa de Palacio de Gobierno  actuando como un operador político de plazoleta en campaña electoral, hace indispensable agregar al agua del hervido, un alprazolán.
La posición del Tribunal Electoral está adquiriendo dimensiones obscenas. La Ministra Dávila fiel a su estilo errante, declaró que el binomio candidato de Presidente y Vice, usarán a su discreción la infraestructura del Estado para provecho de su campaña con la excusa de seguridad. Esta es una instrucción pública al Tribunal, de que no se metan con la campaña del MAS. Todos los vocales,  bajan la cabeza porque no tienen el valor civil, menos moral, de hacer respetar la ley.
Doria Medina ha cometido un error. Pensó que ésta es una campaña democrática donde se puede decir lo que se piensa. Aumentar utilidades a las petroleras que vengan a invertir enormes recursos para explorar nuevos pozos gasíferos a su cuenta  y riesgo si es que logran encontrar un pozo en diez intentos, es algo que no se puede decir en las actuales circunstancias y con profanos interlocutores.  La lógica y la experiencia hacen razonable el planteamiento de Samuel, pero el candidato Presidente, con video incluido  (ilegal, Art. 19 de su propia Ley)  en Palacio y sin rubor, salta con los sofismas virulentos que lo caracteriza a tiempo de callar irresponsablemente, cómo hará el país para renovar sus mermadas reservas.
A ver, ponga usted su terreno de dudosa estabilidad e invite a su vecino a poner toda la plata y el trabajo a su riesgo, para la construcción de una estructura colosal con la condición de que si resulta,  no se cae y  se le saca el máximo provecho, las utilidades de tan pendejo emprendimiento  será de 13% para él y  el 87% para usted.  Si su potencial vecino es el único gil viviente, habrá usted hecho el negocio de su vida. Desde este punto de vista, el planteamiento de Doria Medina es real, es lógico  y es simple.
Es muy fácil embaucar incautos con el argumento que se le quiere quitar al país los beneficios de sus hidrocarburos sobre todo cuando la propaganda de la gestión y la oferta electoral está basada en que han "recuperado los recursos naturales" para el pueblo.  Obvio, nadie se encarga con eficacia equiparable y sin complejos, de demostrar  que ha sido gracias a las millonarias  inversiones  de riesgo de las transnacionales que los demoníacos gobiernos anteriores tuvieron la capacidad de traer al país.  Porque jamás reconocerán que las grandiosas obras improductivas, el asistencialismo demagógico, la millonaria campaña y la lujosa fiesta sin fin de la que tanto disfrutan los oficialistas, no hubieran sido posible sin esas reservas certificadas.  Mención aparte, a los chinos industriosos que pusieron los precios por las nubes.
El otro candidato que está generando histeria en las huestes oficialistas, es Tuto Quiroga.  Acá la ingenuidad ha sido hablar de la coca famosa. Hablar de erradicación de plantaciones y de interdicción del pingue negocio emergente,  es otro ejemplo que hay temas que pueden costar muy caro. Tan caro, que hace temer por la integridad de ambos personajes y ellos sí que carecen de adecuada protección para su seguridad.  No olvidar que García Linera, llamó a los alteños a lapidar a los opositores.
Las extraordinarias sumas de dinero del narcotráfico, son suficiente argumento para no pasar por alto que estamos conviviendo con mafiosos tan encriptados, que están mimetizados en múltiples  niveles de la sociedad.  Mafia hay en todo lado, pero al menos, por ejemplo en el Japón,  los yacuza tienen la delicadeza de amputarse la primera falange del dedo meñique. Así se puede ejercer la libertad de involucrarse o no. Acá no se sabe a simple vista, aunque los más avispados ya se dan cuenta qué hacen, qué dicen y por dónde andan.
Los amigos del poder y los oportunistas de toda laya, sufren trastornos hepáticos de otro origen. La alcachofa es para los que observan cómo las falacias, la corrupción y el despilfarro engordan este engendro que engulle instituciones y envilece los mecanismos democráticos. Es así que surgen fortunas -a las que habría que hacerles la prueba del guantelete-  que están contaminando la vida de todos.

Karen Arauz




No hay comentarios: