Páginas vistas en total

martes, 19 de junio de 2012

llegada del iraní descalifican los medios. más son las desventajas de tal presencia. LTD


Hoy llega al país, una vez más, el Presidente de Irán y, desde donde se analice, no se trata de una grata visita, pues el régimen que preside, además de ser teocrático —lo que ya es una característica bastante criticable—, viola flagrantemente los derechos humanos de su gente, especialmente mujeres y disidentes.
Además, si las autoridades de Gobierno hicieran un balance serio sobre la presencia de este dignatario en el país, bien valdría que se pregunten qué beneficios trae y, al contrario, qué problemas puede ocasionar. Entre los primeros, por lo menos que se conozca, ninguno de importancia, salvo el que Irán es, desde la instauración del régimen de los ayatolas, antiestadounidense, posición ideológica que, una vez más, parece que se impone a los intereses del país.
Entre los segundos, son varios los problemas que se pueden enumerar. Argentina, que sufrió en su territorio un feroz atentado terrorista, planificado y ejecutado por personas que hoy son autoridades del régimen iraní, ya expresó su molestia cuando el país recibió al ministro de Defensa de Irán, protesta que nos obligó a pedir disculpas y a apurar la salida de esa autoridad. Luego, las organizaciones de mujeres —como se lo ha hecho en las pocas capitales a las que puede llegar este personaje— protestarán por esta presencia debido a la situación de violencia, sometimiento y discriminación de las mujeres en Irán. Tercero, por la carrera armamentista en el ámbito nuclear en que está interesado su Gobierno que lo ha hecho merecedor a sanciones de parte de Naciones Unidas.
Esto último, además, provoca justificadas suspicacias —como las ya expresadas, alguna vez, por Paraguay— porque nos hace aparecer como alineados con el bando de los malos en el mundo actual que, como se sabe, ya no es unipolar.

No hay comentarios: