Páginas vistas en total

martes, 5 de junio de 2012

también Bajo el Penoco está de acuerdo en ser dos tendencias. unos los estrafalarios que quieren recortar el papel de la OEA y otros que sí, que desean su continuidad como vigía de libertad de expresión y de los DDHH

Hay dos bandos totalmente opuestos que están de acuerdo en una sola cosa: eliminar a la OEA porque supuestamente no sirve para nada. Desde hace décadas se critica a la OEA porque ha sido tolerante con regímenes políticos pintorescos, extremistas y otros demasiado estrafalarios, tanto de izquierda como de derecha, que se han encargado de impedir el avance de la democracia y los derechos humanos en el continente. La última andanada de críticas hacia el organismo internacional tienen que ver con la complacencia demostrada hacia los regímenes  populistas comandados por el venezolano Hugo Chávez y los miembros del ALBA, que ahora andan muy descontentos con la OEA porque, al parecer, la alcahuetería ha cesado. Históricamente, el más descontento con el sistema interamericano ha sido Estados Unidos, el principal financiador de la OEA. Nunca le ha gustado ver cómo el dinero de sus contribuyentes sirve para auspiciar a países abiertamente antinorteamericanos. Estos últimos, que han fracasado en su intento de crear entidades paralelas o sustitutas de la OEA, ahora hablan de una refundación. Será la única vez que todos se pongan de acuerdo.

No hay comentarios: