Páginas vistas en total

miércoles, 18 de junio de 2008

en horas más el parlamento europeo tratará el asunto en su plenaria

Por el derecho de asilo e inmigración
Mauricio Aira

Los frentes partidistas que han tomado el poder en la Unión Europea han llegado a la conclusión de establecer políticas uniformes en materia de asilo e inmigración. Ambos de larga data han rebasado el nivel de debate y están a punto de ser aprobados por el Parlamento Europeo en sesión fijada para el 18 de junio 2008. Partiendo del principio de ser la petición de asilo un derecho fundamental del ser humano aprobado por el famoso tratado de Shengen que supone la supresión de fronteras y la libre circulación de personas dentro de los países que lo suscribieron y que son varios de los fundadores de la Unión Europea de ambicioso proyecto que hacía augurar nuevos tiempos, cuando se creyó en la utopía de una coordinacion entre policías y aduanas tanto en temas de seguridad como de cooperación judicial y legal, hoy en día Shengen está pasando a la historia porque arrecia el control y la determinación política de dar por terminado el espíritu de aquel tratado al que adhirió la socialdemocracia y otras ideologías humanísticas dándose el marco de un apoyo a los revolucionarios y agentes del cambio de principios de siglo en forma casi irrestricta.

Conocida por todos la tendencia xenófila de fortalecidos partidos de derecha que están dando las pautas de endurecer las normas y utilizar todos sus recursos para frenar primero las migraciones del tercer mundo hacia Europa y restringir el asilo consagrado desde la Revolución de Francia hasta el tiempo presente. Ya nadie quiere tener inmigrantes que “encarecen el costo de vida, desplazan a los trabajadores propios y ponen en peligro la vigencia de los beneficios médicos, educacionales, de vivienda y de transporte”. Líderes como Berlusconi, Sarkosy, Rodríguez Zapatero ganaron las elecciones condicionados a “mostrar la mano dura contra los extranjeros”.

Ya se tiene un paquete de medidas nunca vistas como el aumento de penas si el inmigrante clandestino comete otros delitos, su expulsión si recibe o sufre actualmente condenas de más de dos años de cárcel. El uso de esclusas, sitios de detención temporal que no son cárceles, pero se asemejan, donde podrán permanecer de 6 a 18 meses antes de su expulsión, es bastante nuevo para la Unión como tal, aunque varios países los han venido usando inclusive los escandinados como “campamentos de refugiados o solicitantes”. Todo lleva a mostrar al indocumentado (es decir sin permisos de residencia ni de trabajo) como un delincuente, intruso en una sociedad donde no tiene o no tendrá derechos, susceptible de ser deportado en cualquier momento. No consuela que se quiera matizar “Campos de retención”, “dentros de retención” o “puntos de acogida”, el caso es se trata de impedir el acceso de los solicitantes de asilo o refugiados económicos (los que emigran para buscar trabajo) y de disminuír los costos de deportación. La Unión desea hacerse de una política común de inmigración y asilo, para muchos de sus miembros significa recortar el derecho de asilo y el derecho a desplazamiento libre. Los cuadros estadísticos de la aplicación experimental de restricciones son alentadores por lo que se considera estar actuando en dirección correcta.

No se puede descalificar a la Unión tildándola simplemente de hipócrita, egoísta, malagradecida con grupos de naciones que recibieron en otra época a sus inmigrantes, ahora sopesa el aumento de la desocupación, el encarecimiento de combustibles y alimentos, el aumento de la criminalidad, la distorsión de sus economías donde el circulante “negro” que no tributa ni pasa por los controles estadísticos va de subida permanente. No en vano el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha protestado contra las reformas que se tratarán en breve en el seno de la Unión. Existe abundante legislación en los países tradicionalmente hospitalarios que son conocidos como de refugio y de inmigración Alemania, Francia, Holanda, Suecia, Suiza, etc., donde el procedimiento de aplicación de las normas que resulten siendo aprobadas por el parlamento europeo a fines de junio llevará algún tiempo aunque nadie pone en duda que terminará siendo ejecutado ferozmente, sin que valgan las protestas de las naciones emisoras de inmigrantes como los del área andina. En cuanto al derecho de asilo ha de continuar vigente la Convención sobre los Refugiados y el Convenio para la Protección de los Derechos y de las Libertades Fundamentales, aunque su aplicación hoy garantizada por los Estados que los suscribieron se verá restringuida por las resoluciones del Parlamento Europeo que tiene un status superior en lo jurídico-legal. En artículo precedente (LT feb. 2007 Status de Asilado) había puntualizado que el ACNUR interviene de facto cuando de proteger de la violencia se trata, de desastres naturales, para avalar la corrección y el derecho.

La organización “amnistía para todos los solicitantes de asilo” es un organismo que pretende lograr que todos los solicitantes de asilo en Suecia, que la misma estima en 20 mil personas, pero que la Policía rechaza, y de aquellos cuyas solicitudes fueron rechazadas y que se encuentran ilegalmente en el Reino, obtengan respuesta favorable. Las autoridades de inmigración han rechazado dictar disposiciones generales e insisten en tratar caso por caso para decidir, aunque reconocen que las normas se han ido endureciendo, decimos nosotros cuánta diferencia con el tiempo de Olof Palme que abrió las puertas de Suecia a los perseguidos políticos de los regímes de facto de America Latina (1970-80) el resultado es que cerca de 60 mil chilenos, 4 mil argentino, 3 mil uruguayos, 2 mil bolivianos resultaron siendo acogidos a gestión de Naciones Unidas (ACNUR) y obtuvieron un oasis de paz y libertad. Varios miles de ellos regresaron cuando se dieron las condiciones de amnistía y retorno democrático en sus países de origen. Lo cierto es que ningún se humano deja su país para emigrar a otro que no conoce, ni abandona a su familia o carga con ella para padecer fatigas, si no tiene muy poderosas razones para hacerlo. Europa ciertamente ha olvidado los tiempos cuando sus ciudadanos buscaron fortuna y aventura al otro lado del mar, en un momento en que paradójicamente los servicios de los sudacas son requeridos por ancianos y enfermos especialmente.

No hay comentarios: