Páginas vistas en total

viernes, 17 de julio de 2009

"todos contra evo" tiene que ser la consigna. el voto disperso es engañoso y consigue un efecto negativo. insiste Dante Pino en Hoy Bolivia

Insisto, si la dispersión del voto continua Evo Morales gana. Si los que se consideran presidenciables persisten en disgregar el voto están haciéndole el juego al MAS. Y no son deseos, nada de eso, les paso los datos de Encuestas de la Realidad Ciudadana, una corporación privada sin fines de lucro que realiza estos trabajos desde el año 1986. Desde el año 2008 ha venido realizando trabajos para ver el comportamiento de la opinión boliviana.

La encuesta tiene a 2.200 entrevistas mayores de 18 años en todas las capitales incluida la ciudad de El Alto. Veamos que nos dice:

La ciudadanía interesada en las elecciones alcanza al 15 por ciento, al 40 por ciento le interesa poco y al 30 por ciento nada. Así que vean cómo está la cosa. Tanta eleccionitis da estos resultados. Hay cansancio. Esto representa campañas más caras para captar el voto.
Solo el 12 por ciento sabe cuál es la fecha de las elecciones, o sea el 88 por ciento no sabe, apenas se acerca o no tiene idea. ¿Qué tal? Opine usted.

La encuesta se realizó entre el 1 y 12 de julio de 2009. Fresquita. La pregunta del millón: ¿si las elecciones fueran hoy, usted votaría por Evo Morales o un candidato de la oposición?
EVO MORALES 49 %
CANDIDATO OPOSITOR 43 %

La dispersión del voto hace que ningún candidato sobrepase el 7 por ciento, pero si se logra unificar a la oposición, sería cuestión de convencer al 8 por ciento de indecisos para ganarle a Evo a una segunda vuelta electoral.

No debemos ser ciegos ante este cuadro de situación. Víctor Hugo Cárdenas, Samuel Doria Medina y Jorge Quiroga rondan el 6 por ciento cada uno, Hugo San Martin y Manfred Reyes Villa el 4 por ciento, Joaquino tiene el 3 por ciento. Y no creo que estos resultados sean para inflar el pecho. Es urgente resolver esta situación. Definir el candidato que mejor perfil y fuerza tenga para terminar con esta noche negra en que nos metió el voto de diciembre de 2005.

No se trata de simpatías a esta hora ni de aferrarse al sueño de que “la otra vez empezamos con poco y luego crecimos”, son tonteras. Es hora de mirar el futuro de la patria y acabar con los ensayos populistas de los cocaleros y sus allegados. Si todos los candidatos están de acuerdo en esto, ¿qué puede impedir que unan sus esfuerzos ahora, antes de que sea tarde? Solo una cosa: su narcisismo político antes que el destino de la Patria.

No hay comentarios: