Páginas vistas en total

domingo, 23 de febrero de 2014

"se cae...se cae!" repetido un millón de veces en los celulares, en los IPad, en las computadoras, han superado a los canales oficiales, a los periódicos, a las radios chavistas, es increíble, ha sido una repetición de "la primavera árabe" que tumbó un gobierno tras otro...en Venezuela todavía no ha tumbado a Maduro, aunque esta "revolución juvenil" está a punto de lograrlo, sin disparar un tiro....

Los sucesos de hoy en Venezuela se parecen cada vez más a lo ocurrido en el Medio Oriente desde el 2010 y que fue bautizado como "Primavera Árabe". La ira popular se desató en Túnez, que contagió a Egipto y más tarde a Libia, Siria, Yemen y otros.

 En todos los casos fueron jóvenes los protagonistas de las revueltas y se estrellaron contra dictadores sanguinarios, con décadas en el poder gracias a regímenes seudodemocráticos. Todos ellos mantenían controlado el ejército, censurada la prensa y comprados los grupos de presión, sindicatos, partidos políticos y movimientos sociales que sostenían la tiranía. Los jóvenes se valieron de sus teléfonos celulares, de las redes sociales, del Facebook, el Twitter y YouTube, para comunicarse, autoconvocarse y divulgar ante el mundo todo lo que estaba ocurriendo. 

La Primavera Árabe no fue solo una revolución política, sino también un gran hito en la comunicación y la información, pues a la gente no le hicieron falta los periódicos, los canales de televisión ni la radio para apuntalar el movimiento liberador. Nicolás Maduro ha dejado sin papel a los diarios, ha silenciado a varios medios informativos, les ha quitado sus credenciales a los periodistas y acaba de expulsar a la CNN de Venezuela. Eso no hace más que avivar el fuego primaveral de la juventud que grita con fuerza "se cae, se cae".

No hay comentarios: