Páginas vistas en total

jueves, 17 de abril de 2008

Tres temas en un mismo texto

Mauricio Aira (publicado por Los Tiempos de Cbba., Bolivia y Noticias Bolivianas)

La innegable importancia del viaje del Papa a los Estados Unidos que alberga setenta millones de fieles católicos mayor a la grey de España o Italia que tiene lugar en el momento más candente de la campaña electoral que enfrenta a republicanos y demócratas para elegir al sucesor de George Bush. Benedicto XVI pisó suelo estadounidense bajo el lema “Cristo es nuestra Esperanza”. Durante su permanencia intervendrá en Naciones Unidas donde se espera renueve sus apelaciones por la Paz allí donde subsiste el flagelo.

La consideración más destacada es que el futuro de la Iglesia está en la comunidad hispana habida cuenta de representar el 40% de todos los católicos, ya lo destacó el Papa al emitir una parte de su mensaje de saludo inicial en español, y la promesa de tratar el tema de inmigración a su paso por la Casa Blanca y la Sede la ONU reclamando por un trato de respeto a los derechos humanos a todos los involucrados sin distinción alguna que no deben olvidar sus raíces porque “Dios quiere estar con nosotros y nos toca oír su voz y siguiendo las enseñanzas de Jesús, encontrar la paz y la felicidad que estamos buscando” La feliz circunstancia de cumplir 81 años el segundo día de su visita servirá para estrechar lazos con la comunidad latinoamericana que contribuye con su profesión de fe católica al engrandecimiento de la sociedad en la que vive.

Benedicto XVI “es un hombre que te ve a los ojos, que te escucha, que sientes que estás en conexión con él, es sumamente amable, muy sencillo”, así lo describe un obispo argentino que compara “Juan Pablo II era extrovertido, con una gran enegía, mientras que B.XVI es algo más reservado, profesor universitario que siendo un vigoroso anciano hace mucho ejercicio para desempeñar el tan difícil rol de Pastor de la Iglesia Universal” Nadie duda de la extraordinaria importancia de su estancia en Wáshington y Nueva York sobre la que volveremos.
---

Bolivia podría ser llamada “el paraíso del narcotráfico” y tras ello padecer el estigma que durante varios años anatemizó a sus gobiernos y ciudadanos restándoles todo respeto y consideración en la interrelación con la comunidad internacional si acaso las graves denuncias del diario La Prensa sobre “el señorío de que goza el narcotráfico en 600 aldeas campesinas” no es desvirtuado y desmentido con hechos fechacientes o asumidas las urgentes medidas para mostrarle al mundo que la Administración no está favoreciendo a los mafiosos.

Y es que alarma la insensibilidad gubernamental frente al indisimulado aumento de la producción de cocaína, como consecuencia directa del aumento de los sembradíos de coca cuya extensión se habría duplicado al espacio pactado con los organismos de Naciones Unidas y aquellos gobiernos con los que se suscribieron convenios específicos de control. Imposible no mencionar que utilizar el membrete de cambio, revolución social, reivindicación originaria no ayuda para justificar el hecho denunciado, habida cuenta que gobiernos como el cubano se han mostrado extremadamente intransigentes con el narcotráfico, actitud que está lejos de ser imitada por el régimen gobernante.

No es cuestión de darle largas al asunto, ni dejar que el manto del olvido cubra la denuncia corroborada por varios otros testimonios, o justificar lo que está sucediendo todos los días en contravención a la Ley 2008 que ha fijado sanciones que no se cumplen a plenitud para frenar el ilícito negocio que está contaminando a nuevos actores que permanecían al margen.
---
El tercer tema concomitante con el anterior tiene que ver con el contrabando hormiga documentado por un equipo de periodistas de televisión que puso en riesgo su seguridad física para mostrar que miles de garrafas de gas se introducen de día y de noche a territorio peruano donde son puestas a la venta a vista y paciencia de policías aduaneros. Lo revelado sucede a pesar de haber hecho participar a las Fuerzas Armadas en el control de la exportación de gas, siendo que el país lo necesita para su mercado interno y el remanente para cubrir las cuotas de exportación bajo ineludible compromiso con los vecinos Brasil y Argentina.

Otro aspecto lacerante es la denuncia contra un dirigente masista de El Alto, Edgar Patana quién habría presionado para colocar a sus adláteres en el control aduanero y pretendido introducir un camión cargado de contrabando avaluado en dos millones de dólares, la denuncia viene directamente de César López y dos de sus funcionarios en La Paz y Oruro. Patana amenazas de por medio pidió la administración de Desaguadero, colocar funcionarios y pedir la destitución del titular según se publicó ha pocos días. La generación de contrabando ha superado los 800 millones y la evasión de impuestos los 200 millones. El COA (Control Operativo) continúa siendo ineficiente o si se prefiere insuficiente para frenar la orgía de contrabando que se vive en Bolivia.

No hay comentarios: