Páginas vistas en total

jueves, 29 de mayo de 2008

se va generalizando la resistencia a un gobierno de tinte autoritario y prorroguista

De noviembre negro a mayo violento
Mauricio Aira


Ciudadanos de todas las edades y colores se han pronunciado en torno a lo sucedido en Sucre los días 23 y 24 de mayo de donde resulta siendo un tema obligado que no se puede dejar de lado y pasarlo por encima, porque aquello es el compendio del hecho político que tiene más de 10 años desde cuando siendo dirigente de los cocaleros Evo Morales enarboló banderolas tan justas como “somos los explotados de siempre. Tenemos 500 años de historia. El cambio arrasará con todo porque se acabarán los ricos. Ahora nos toca el turno. Nos quedaremos en el poder para siempre jamás” bajo esta tónica la emprendió contra todo, nada ni nadie se libró de su paso, los partidos políticos, los líderes de otros tiempos, los creadores de la Patria, los autores de la Revolución Nacional, denigró a todas las instituciones como ser la Iglesia, el Congreso Nacional, los poderes del Estado como el Judicial, el Tribunal Constitucional, las Fuerzas Armadas, la Policía Nacional, la Empresa Privada, a los inversionistas y al desarrollo empresarial.

Revisadas sus declaraciones a los periodistas, y los medios que le dieron generosa cobertura pués se trataba de un nuevo estilo político que despertaba más curiosidad que simpatías, resultaba hasta divertido y no siempre dramático escuchar el mismo discurso que adquiría diversa tesitura según las circunstancias. Habló tanto contra la corrupción que la gente honesta le creyó y hasta le dió su voto. Dió una señal positiva y convincente al devolver al Tesoro los dineros sobrantes de su campaña electoral.

La de ONGES que le brindaron su aporte en propaganda y apoyo logístico de otro modo no se explica que pudiera disponer de tantos medios para tumbar tres gobiernos, uno tras otro hasta hacerse del poder. Es cierto que la gente le votó más allá de la mitad más uno, gran número de ellos lo hicieron abrumados por tantos incidentes que lo vieron como el mal menor.

En los 27meses de gestión no pasó nada extraordinario, más al contrario como nos lo recuerda Erika Brockmann “acaso un rosario no es suficiente para contabilizar los días de verguenza marcados por la violencia e intolerancia? Huanuni, Yungas de Vandiola, 11 de enero, minas de Himalaya, Chacarilla, Madidi, San Julián, Liceo Militar, golpiza a parlamentarias, violencia contra concejalas, chicotazos a chóferes, linchamientos, hombres humillados a los que se vistió de polleras” es decir la larga lista de expresiones autoritarias que están saturando la vida de la Nación en las que la socióloga mencionada distingue “preámbulos de un amenazante facismo”. No se explicaría jamás lo de Sucre sin el antecedente del noviembre negro, cuando al menos tres jóvenes fueron masacrados por las fuerzas masistas que causaron más de tres centenares de heridos. El episodio bautizado como “La matanza de Calancha” pinta de cuerpo entero a un régimen que en nombre de los pobres y los más humildes está instrumentando lo racial, atizando resentimientos y está utilizando a campesinos y soldados en una actitud irracional, provocando a los jóvenes cuya generosidad y pasión está añadiéndole un ingrediente muy peligroso.

Otro observador testigo de lo ocurrido en la Capital nos revela que 30 campesinos con el torso descubierto ingresaron a la Plaza con banderas sucrenses y obligados a gritar “muera evo” besaron la bandera blanca y vieron las quema de sus íconos masistas. La reacción fue fruto de la negativa del Presidente a participar en los actos oficiales preparados por el Comité del Bicentenario y el anuncio de que concurriría a un acto masivo en el estadio al margen del programa festivo. Luis C. Rivas prosigue “por la noche escuché a Iván Canelas, quién con una máscara de cinismo, mentía deliberadamente indicando que oligarcas y miembros de la Juvenil Cruceñista eran los instigadores de los actos, e insultaba a los sucrenses llamándoles ebrios que actuaron bajo influencia de bebidas alcohólicas”, poco después el Jefe de Estado señaló a los oligarcas de “cuatro familias” como los culpables de “la humillación a nuestros hermanos”, declaración que nadie toma en serio dentro, pero que está destinada a la exportación pasando otra vez por víctima en lugar de victimario.

Justamente Centa Reck se ha referido al delegado de la ONU quién “sin pensarlo dos veces se lanzó a repetir lo que dice Evo sobre lo sucedido” destaca que las agencias repetidoras no tienen ningún cuidado en pronunciarse con tal celeridad sobre violaciones a derechos humanos contra opositores de Morales sin ver la viga en el ojo de los partidarios que en noviembre causaron tres muertes y centenares de heridos, se repite la provocación trando de ingresar por la fuerza a Sucre sin haber pedido perdón, habla de “tinte racista” cerrando los ojos a múltiples enfrentamientos de mestizos contra mestizos e indígenas contra indígenas “ya está de buen tamaño la hipocresía y mentira farisaica fabricada for export” para tratar de justificar ante el mundo la injustificable guerra que ha desencadenado el Mas en su afán por hacerse del botín. El Alto Comisionado de la ONU para DDHH se pronuncia ahora “cuando no lo hizo en ninguna de las más de 30 muertes provocadas por el actual régimen en su plan de someter al pueblo en forma antidemocrática y autoritaria. Se coloca así en contra de los agredidos e indefensos poniéndose al servicio de furibundos funcionarios que presumiblemente alimentan a la burocracia por el soborno y el cohecho”. No goza de la imparcialidad pactada contribuyendo en forma culpable a profundizar la opresión, tal conducta tiene que ser denunciada ante el Secretario General y la Asamblea Permanente de NNUU.


No hay comentarios: