Páginas vistas en total

jueves, 7 de agosto de 2008

"estamos en el umbral de un golpe de estado", la frase da mucho que pensar


Bolivia está en el umbral de un golpe de Estado, afirmó este jueves el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, tras la resistencia de cuatro ciudades del país a aceptar la llegada del presidente Evo Morales, a días de un referendo.
"Estamos en el umbral de un verdadero golpe de Estado contra el orden constitucional'', afirmó el ministro Quintana, brazo derecho del gobernante indígena, quien es jaqueado por movimientos civiles de los departamentos de Chuquisaca, Beni, Tarija, Santa Cruz y Pando.
Según Quintana, "este es un montaje de golpe de Estado al típico estilo de las dictaduras'' y ‘‘lo que hoy día están haciendo los prefectos (dos de ellos en huelga de hambre, por demandas locales) no es nada más que un acto de sedición, de desacato, de organización de fuerzas ilegales, paramilitares, para atentar contra todas las libertades públicas''.
El ministro de la Presidencia, en declaraciones a la emisora estatal Patria Nueva, denunció que intentaron balearlo el lunes en la ciudad de Trinidad, capital de la región amazónica de Beni, distrito dirigido por el prefecto de oposición Ernesto Suárez, quien cumple un ayuno voluntario desde el lunes.
El gobierno está preocupado después de que el presidente boliviano fuera rechazado por grupos civiles de oposición en las últimas horas en las ciudades de Sucre (sudeste), Tarija (sur), Santa Cruz (este) y Trinidad (noreste), cuando tenía que realizar actividades políticas.
En dos de las cuatro regiones ya se han instalado huelgas de hambre, exigiendo al Poder Ejecutivo la devolución de fondos públicos, provenientes de un impuesto a la venta de hidrocarburos, que el gobierno utiliza para pagar una bonificación anual a los ancianos.
Morales irá a referendo revocatorio o ratificatorio el domingo, junto a su vicepresidente y ocho prefectos, en medio de una agudización de la crisis política. (Del Nuevo Herald, M.USA)

No hay comentarios: