Páginas vistas en total

martes, 23 de abril de 2013

el censo de extranjeros no dará por resultado el apresamiento de sicarios. talvez que se escondan por un tiempo. las acciones tienen que ser de inteligencia e institucionales.

Es difícil imaginar a un sicario esperando en su casa para que venga un funcionario del Ministerio de Gobierno a censarlo, tal como lo han propuesto las autoridades para acabar con la ola de crímenes en Santa Cruz. Tal vez están convencidos que los pistoleros se van a acercar hasta las oficinas de Migraciones para mojar sus dedos con tinta, pero los únicos que aparecerán como mansas palomas serán los menonitas, todos los curas, monjas y mormones y, por supuesto, los ejecutivos de las pocas compañías extranjeras que quedan en el país, a quienes obligarán a hacer colas, pagar trámites y perder tiempo valioso. En realidad, los únicos extranjeros que la pasan bomba en Bolivia son los narcos, los sicarios y los contrabandistas, porque nadie los molesta ni señala, como sucede con muchos de los que vienen al país, muchas veces como voluntarios, a realizar aportes importantes. Ni bien los ven con cara de forasteros, los policías le aplican “tarifa doble” bajo amenaza de “conducirlos” a Interpol. En estos días han hecho aparición en las calles cruceñas, decenas de efectivos camuflados, con casco, pasamontañas y fusil al hombro. Patrullan las esquinas día y noche como si los sicarios llevaran sus hijos al colegio o fueran de compras a los mercados. En fin, ya aparecerán. Ojalá no sea a los tiros o como falsa alarma.(Bajo el penoco, El Dia, SC)

No hay comentarios: