Páginas vistas en total

viernes, 19 de abril de 2013

sobre "la Ley de Fuga" viejo asunto hoy borrado de las legislaciones por anacrónica, de pronto cobra vida en Bolivia, es "un permiso para matar" dado del Gobierno a la Policía. "Todo se puede esperar" afirma El Penoco

La Ley de Fuga es un concepto netamente medieval que surgió luego de la caída de Roma y por lo tanto, un gran retroceso en los avances que se había logrado en materia de derecho. Esta forma de aplicar la ley fue una ocurrencia de los señores feudales que no tenían espacio en sus castillos para llenarlas de presos; tampoco había códigos establecidos, reglas y nada que se le parezca al “Estado” que concibieron griegos y romanos. Este método fue aplicado posteriormente en aquellos espacios carentes de normas o donde éstas surgían de manera improvisada ante la ausencia de instituciones, autoridades establecidas y cualquier vestigio de organización formal. El Viejo Oeste norteamericano es uno de los ejemplos, sobre todo en los periodos de explosión social surgidos por la fiebre del oro o por el auge de la colonización. La Ley de Fuga era la manera más rápida y efectiva de deshacerse de los elementos “incómodos” de una colectividad, concepto que más tarde se aplicaría bajo criterios políticos, ideológicos y también raciales. El ministro de Gobierno ha leído mucho, tanto o más que el vicepresidente y conoce muy bien esta historia, de tal manera que resulta difícil que lo suyo pueda ser una inocentada o un tema de impotencia frente al crimen. Después del caso Rózsa cualquier cosa se puede esperar.

No hay comentarios: