Páginas vistas en total

sábado, 23 de enero de 2016

también El Dia, como antes El Deber, extranaron en el discurso del Jefe del Estado, la mención a la corrupción problema número uno de la Nación, ni al narcotráfico en toda su dimensión, ni a la Injusticia, ni a la persecusión de los opositores, ni a la defensa de la Madre Tierra.

Al celebrar diez años de permanencia en el Gobierno, el presidente Evo Morales ha ratificado su compromiso con los sectores sociales del país que han apoyado el proceso de transformación democrática cultural que impulsa su instrumento político. En su discurso de circunstancias, transmitido por la red televisiva pública y privada nacional, merced a puntuales disposiciones legales, el Primer Mandatario ha resaltado que la estabilidad política y económica boliviana ha sido posible gracias a la confianza y esfuerzos de estas organizaciones de base. En tal sentido, ha considerado que es posible todavía alcanzar algunas metas pendientes a través de la Agenda Patriótica hasta el 2025
 
A tiempo de rememorar los logros de una década, el Presidente ha puesto énfasis en la refundación de Bolivia y la instauración del Estado Plurinacional. Asimismo, ha destacado el conjunto de los logros económicos, obtenidos gracias a la recuperación de la soberanía del país sobre los recursos naturales. También ha puntualizado que los beneficios de tales medidas se han manifestado de manera positiva en el campo social, como son la redistribución de la riqueza y la paulatina reducción de la pobreza. Por otra parte, ha señalado que la estabilidad política ha permitido emprender sendas iniciativas en el dinámico contexto interno y, también, en los difíciles escenarios internacionales.
 
Sin embargo, hubiera sido deseable que en el discurso presidencial de celebración de una década en el poder, se dieran mayores referencias, con cierta profundidad, de los hechos negativos acaecidos en ese mismo lapso de tiempo. El intento de reformar la Justicia, por la vía de elección popular de magistrados ha demostrado no ser adecuado, por lo que corresponde una visión más amplia para resolver un problema de suyo estructural, y que ocasiona un lamentable desfase de la vida en democracia en el país. Desde esa perspectiva, el proceso de cambio muestra aquí un retroceso perjudicial. Del mismo modo, está la defensa de la Madre Tierra y los derechos de los pueblos indígenas
 
En lo que respecta a la Madre Tierra. todavía no ha quedado claro por qué se pretende explorar y explotar recursos hidrocarburíferos en áreas naturales protegidas, o persistir en la carretera que al atravesar el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Secure (Tipnis), ocasionaría un impacto ambiental negativo. Tampoco se ha referido a la corrupción, especialmente aquella derivada del manejo del Fondo Indígena, que vulnera los derechos de los pueblos indígenas, donde han aparecido vinculados importantes funcionarios del Estado Plurinacional, en diferentes niveles. Sin aclarar a profundidad este hecho, se levantan sombras de sospecha sobre la prolongada gestión gubernamental
 
El discurso informe presidencial emitido en la sesión de honor de la Asamblea Legislativa Plurinacional con motivo de celebrar una década en el Gobierno, ha incidido sobre todo, como era de esperar, en las bondades de la estabilidad económica del país y sus efectos benéficos. En contrapartida, no ha dado señales para verificar la fortaleza del modelo económico de cara a la crisis internacional del petróleo que sacude al mundo. Sin embargo, ha quedado claro que todavía falta mucho por hacer, al menos en el campo social, que depende del económico y político. En todo caso, el optimismo prevalece pese a la incertidumbre y al difícil reto de los escenarios políticos próximos.
Luego de diez años, ha quedado claro que falta mucho por hacer, al menos en el campo social, que depende del económico y político. En todo caso, el optimismo prevalece pese a la incertidumbre y al reto de los escenarios políticos próximos.

No hay comentarios: