Páginas vistas en total

domingo, 23 de enero de 2011

empleados públicos obligados, sindicatos bajo lista y multas, comilonas y bebida, nada consiguió retener al público que se marcha a casa aburrido d/Ev

Las secuelas del frustrado “gasolinazo” del 26 de diciembre opacaron los actos que preparó el Gobierno para celebrar el primer años de su segundo período de gestión.

El mensaje del presidente Evo Morales no devolvió la tranquilidad a la población, que observó con indiferencia los dos eventos que se programaron en las plazas Murillo y Villarroel de la ciudad de La Paz.

Los efectos de la subida de los productos de la canasta familiar se dejaron sentir en el estado de ánimo de todos.

La mayoría de los asistentes pertenecían a representaciones de organizaciones sociales afines al Gobierno y funcionarios de la administración pública, que fueron obligados a asistir bajo control.

Varias personas dijeron a Erbol que fue inoportuna la actividad que alistó el Gobierno, bajo organización del Ministerio de Culturas, porque la preocupación de todos era cómo financiar la elevación de los precios de los artículos de primera necesidad y otras secuelas.

ABANDONO

El desabrido festejo fue perceptible durante el mensaje que brindó el Mandatario en la sesión de la Asamblea Legislativa Plurinacional.

Muchos asistentes abandonaron la plaza Murillo en pleno discurso y otros ni siquiera atendieron el contenido.

En esa plaza se había instalado una pantalla gigante para que la gente siga minuto a minuto el testimonio de Morales.

La ciudad de La Paz vivió una jornada tranquila de sábado. Los negocios trabajaron con normalidad y los centros de abasto funcionaron como habitualmente sucede este día. No había esa sensación de feriado, como en otras ocasiones.

No hay comentarios: