Páginas vistas en total

viernes, 11 de julio de 2008

"es que no basta lamentar el suceso de Yacuiba, tiene que existir una explicación racional"

Descalificar al adversario político
Mauricio Aira

En lugar de informar sobre Peter Georges Nava Zurita y su banda de terroristas 20 en total que estuvieron en Yacuiba para sabotear y provocar daños en la víspera del referendo autonómico y explicar el porqué de las tres a falta de una credenciales que portaba el oficial a saber: a) como miembro de las FFAA, 2) como funcionario de la casa militar del Presidente, 3) como instructor de tropas antiterroristas y acerca de la cantidad de armas y otros equipos que la policía encontró y decomisó a raíz del choque contra un taxista del vehículo cuyo alquiler está pagado por la Embajada de Venezuela, los tres ministros de Defensa San Miguel, de Gobierno Rada y de la presidencia Quintana se dedicaron a descalificar al adversario.

Sin duda que las papas queman, ni siquiera el hallazgo de armas y municiones en tres cajas de cartón en una flota de Cochabamba a Santa Cruz, ha podido oscurecer el impacto provocado por el contenido de la computadora del oficial Nava Zurita que más de uno calificó de “una tarea práctica del alumno del curso de antiterrorismo”, otro ha dicho de él, es “un montaje monstruoso de la oposición” y el de Defensa “la información sobre las fuerzas armadas y los instructivos de inteligencia carecen de actualidad”, lo cierto es que la crónica ofrecida al país desde El Deber y otros medios independientes ha provocado conmoción.

Por el mayor interés de la Patria era de esperar que el trío operativo del gobierno del MAS hubiera reconocido que Nava Zurita es funcionario del Palacio a órdenes directas del Presidente, que el vehículo es pagado por Venezuela como parte de la asistencia al sistema de seguridad que protege a Morales, que las armas, municiones y equipos decomisados son propiedad del Estado y que se estarían adoptando las medidas para corregir los fallos, el Ministro Quintana se ha dedicado a denostar, intrigar, descalificar a los opositores Guiteras, Ortíz, Murillo en forma directa y personal acusándolos de los peores delitos y hasta de estar comprometidos con el narcotráfico.

Se pudo notar el nerviosismo de los superministros que se negaron a responder las muchas preguntas que los periodistas deseaban hacer al término de la conferencia de prensa, en medio de rumores de la destitución de Rada quién habría actuado en contra de las instrucciones del Presidente Morales en cuanto a la expulsión de USAID de sus instalaciones de El Chapare resistida por los pobladores habida cuenta que no todos sus habitantes son necesariamente productores de coca. Se ha llegado a un punto de inflexión porque hasta ahora nadie, ni la embajada venezolana, ni los altos funcionarios de la casa militar, ni la autoridad militar han podido despejar las dudas que persisten sobre la presencia del oficial en Yacuiba y las extrañas circunstancias en que fue aprehendido.

La explosión ocurrida al amanecer del 21 de junio en el canal 4 de Unitel Yacuiba fue seguida por la detención de 25 personas a bordo de un jeep toyota que conducido por Georges Nava en estado de ebriedad (según el parte policial) llevaba por carga armas, detonadores, celulares, dinero en efectivo y lo que Nava consideraba su escudo protector las credenciales que lo pondrían a salvo de cualquier sospecha, o intento de detención, no contó jamás con que policías honestos cumplirían su deber, asi como el Fiscal que asumió la investigación y el Juez de cuya acertada ejecutoria estamos todos sorprendidos.

Las pruebas tendrían que ser contrastadas y que exista cierta lógica en las explicaciones de las autoridades, desechando la acusación de ser todo ésto “un montaje de la oposición”, y dejando de lado la persistencia de descalificar al adversario con acusaciones de tipo personal, repasando todo su currículum incluída la vida privada y familiar de quienes llevan adelante la investigación factor éste último que fortalece las denuncias que cobran más cuerpo a medida que transcurre el tiempo.

Todo lleva a pensar que los síntomas de malestar y descomposición al interior del gobierno del MAS, están dando señales claras de avecinarse un verdadero cambio que reclama para sí la ciudadanía honesta y sufrida de la Nación.

No hay comentarios: