Páginas vistas en total

viernes, 25 de julio de 2008

qué gana evo urgando el colmenar del descontento y el rechazo? ED abre edición:

Henrry Ugarte A. henry@eldeber.com.bo
La campaña del presidente de la República, Evo Morales, sufrió ayer un duro revés en Montero, lugar donde su presencia provocó protestas, bloqueos, enfrentamientos y gasificación por parte de la Policía, que pasó una de las peores jornadas de los últimos meses en su afán por reprimir a los revoltosos y garantizar la seguridad del jefe de Estado.De acuerdo con el programa de los organizadores de la campaña del MAS para ratificar al Presidente en el referéndum, la visita de Evo Morales a Montero contemplaba también la entrega de 202 viviendas en la urbanización Todos Santos y la inauguración del pabellón de Pediatría del hospital de niños René Balderas López. Sin embargo, mientras la comitiva presidencial demoró su llegada por más de dos horas, ese tiempo fue bien aprovechado por un grupo de jóvenes montereños que en principio dejaron pasar los vehículos oficiales, pero después hicieron tres puntos de bloqueo en la avenida que une Montero con Guabirá. Junto al ministro de Gobierno, Alfredo Rada, y al embajador de Cuba, Rafael Bausá, el Presidente llegó al Regimiento Ranger y pasó revista por espacio de 10 minutos. Después cruzó la carretera para inaugurar las viviendas de la urbanización Todos Santos, lugar donde ya se mostraba contrariado y dio un discurso de apenas tres minutos. Mientras Evo Morales se despedía de los adjudicatarios de las viviendas para salir rumbo al centro de Montero, su equipo de avanzada apagaba las llantas incendiadas y un contingente de 30 policías antimotines despejaba la avenida principal a punta de gases lacrimógenos. A esa altura de la noche la presidenta de la Asociación de Municipios de Santa Cruz, María Elba Pinckert, agitaba a los jóvenes gritando que los “montereños no aceptaban prebendas y que el Presidente les devuelva los recursos del IDH para que todo el Norte Integrado crezca de verdad”. Finalmente, después de las 19:15, la comitiva presidencial se instaló en la tarima preparada para el acto en pleno centro citadino. Mientras se desarrollaba el programa, el grupo de jóvenes contrarios al MAS se reorganizó y llegó hasta una cuadra antes del hospital de niños, donde lanzó petardos y amenazó con interrumpir el acto.Fue entonces que la Policía volvió a gasificar para dispersarlos; sin embargo, como el viento soplaba del sur, los gases penetraron hasta el mismo centro de la concentración masista, provocando la huida de la mitad de la gente e interrumpiendo el discurso del embajador cubano, Rafael Bausá. Ante el desconcierto, el Presidente tomó el micrófono y tranquilizó a sus bases con un arranque contundente: “No tengamos miedo compañeros. Sólo es un hecho aislado de provocación y de seguro habrá muchos más, producto de la intolerancia”, dijo. Después, Morales habló media hora repitiendo lo que ya es marca registrada en su campaña por el revocatorio. Terminó su discurso y se fue, empero, el grupo de jóvenes montereños lo despidió en medio de insultos y pedradas a los vehículos de su comitiva.

No hay comentarios: