Páginas vistas en total

jueves, 28 de noviembre de 2013

"y todo está quedando en cómodas cuotas mensuales" todavía en peligro el famoso A2 que todos discuten no menos cocaleros, jubilados y gramislista que también quieren "su bonito"

El Gobierno pretendía meter un golazo electoral de media cancha con el doble aguinaldo y lo que parecía muy clarito en la cancha, corre el riesgo de que se pierda en la mesa. Y lo que ocurre, como sucedió con el Gasolinazo, es que las autoridades del MAS están convencidas que ellas tienen la capacidad de tomar cualquier decisión y que a los bolivianos no les queda más remedio que acatar. 

Eso no es tan sencillo y menos en Bolivia, donde la mejor respuesta para cualquier cosa complicada o que no se entienda es oponerse. El gabinete supuestamente ha logrado convencer a los empresarios de pagar el doble aguinaldo, pero esa es la mitad de la batalla ganada, ahora hay que buscar cómo.

 En esta parte han comenzado a surgir propuestas de todo tipo, “que rebajarime”, “que a este le pago y a este no”, “que me toca a mí y por qué a él”, al punto que existe el peligro que todo quede en cómodas cuotas mensuales, a largo plazo y con anestesia, mientras tanto los precios suben sin ningún tipo de miramiento, tal cual pasó con el fallido incremento del precio de los combustibles: todo subió menos la gasolina. 

Y falta calmar los ánimos de los jubilados y hasta de los campesinos y cocaleros que también quieren su bonito. Mientras tanto una ministra reclama por qué los trabajadores no festejan. Menos mal que se pasaron un año pensando en esta medida.

No hay comentarios: