Páginas vistas en total

lunes, 20 de octubre de 2014

al parecer no queda otra que tragarse sapos y comerse relojes ante tanta iniquidad consecuente de unas elecciones muy mal llevadas por un Supremo sometido a los mandatos del Ejecutivo

Sin atender ni una sola de las denuncias presentadas y que despiertan las sospechas de fraude, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) presentó los cómputos oficiales de la votación del domingo 12 de octubre sobre la base del conteo del 98,82 por ciento de las actas de sufragio. 

Apenas se disculpó por los errores cometidos, apuró las cosas y declaró ganador de las elecciones al candidato oficialista Evo Morales con un 61,04 por ciento, justo lo que necesitaba para hacerse de los dos tercios de los parlamentarios de la Asamblea Legislativa Plurinacional, objetivo fundamental del MAS. Conforme a estos datos, Unidad Demócrata logra el 24,49%, el PDC 9,07%; el MSM el 2,72% y el PVB 2,69. Estos números dan como ganador al MAS en ocho de los nueve departamentos  y también en el exterior.

En el Beni se confirma el triunfo de UD con el 51,44 por ciento y en Santa Cruz Doria Medina habría obtenido el 39,79,44 por ciento frente a un 49,01 por ciento del Movimiento al Socialismo. Este último caso se queda en condicional puesto que aún no ha terminado el conteo. Si se establecen estas  cifras, el postulante del PDC Tuto Quiroga debería cumplir su promesa de comerse su reloj y a juzgar por el comportamiento del TSE, el resto de los bolivianos nos corresponde tragarnos un sapo cada uno.

No hay comentarios: