Páginas vistas en total

jueves, 19 de diciembre de 2013

una crónica algo diferente.

La salida del ciudadano norteamericano, Jacob Ostreicher de Bolivia hacia Estados Unidos, no afectará el proceso de investigación sobre la red de extorsión, afirmó el exfiscal Joadel Bravo.
Aseguró que al existir pruebas donde se confirmaron hechos de extorsión, de acuerdo a las mismas declaraciones de algunos de los imputados, el proceso de investigación debe continuar su curso. "Quienes digan que el proceso no va más es porque existen intereses en que se extinga; las declaraciones de extorsión son pruebas para seguir con la investigación esté o no el principal acusador", dijo Bravo, aunque reconoció que la ausencia de Ostreicher podría afectar algunos detalles en la investigación.

El exfiscal, indicó que si los imputados y detenidos en la investigación, exigen su libertad, deberán de hacerlo por la vía correspondiente y esperar a que la autoridad judicial tome una decisión, tomando en cuenta los antecedentes del caso.
Argumento de la defensa. En contrapartida a las declaraciones del exfiscal, los abogados defensores de algunos de los detenidos, aseguran que las autoridades judiciales deben ahora dejar en libertad a sus clientes.

Oswaldo Rivera, abogado de Isabelino Gómez, acusó a Ostreicher de engañar a la justicia boliviana y armar un show. "Ha convencido con su discurso y ahora queda demostrado que fue un show para perjudicar a mi defendido. Todo fue una mentira", dijo.

A su turno, el jurista Andrés Ritter, defensa de Edward Mollinedo, detenido en Palmasola, criticó que no se hayan escuchado los pedidos de libertad.
En tanto, la comisión de fiscales asignada a la investigación de la red de extorsión, afirma que la investigación seguirá su curso.

El fiscal Ángel Álvarez, no quiso dar mayores detalles sobre tal situación. "Al no existir versión oficial del Gobierno, nosotros continuamos con el caso", manifestó, a tiempo de resaltar que hoy está programada una audiencia cautelar, contra Mario Soleto Barrón, quien es sindicado de adquirir gran cantidad del arroz incautado al norteamericano de manos de exfuncionarios la Dirección de Bienes Incautados (DIRCABI).

Ostreicher, denunció la existencia de una red de extorsión, de la cual habría sido víctima.

Por este caso, existen funcionarios del Gobierno, de la Fiscalía y jueces implicados.

No hay comentarios: